****************

viernes, 4 de noviembre de 2016

La Ley pareja.


Dijo el Senador Pichetto: “¿Cuánta miseria puede aguantar Argentina recibiendo inmigrantes pobres?”




Salió el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo)  junto a una jauría de enfurecidos periodistas, opinólogos, panelistas, movileros, y unos cuantos etcétera más a castigarlo por sus “desafortunados, xenófogos, ofensivos, y agraviantes dichos.”

Dijo la educada señora Hebe de Bonafini:” La política no es Macri. Macri es un hijo de re mil puta, no es un político. Macri los va a dejar sin comer, sin casa, sin jubilaciones",

Le hizo coro el también educado y para más datos  alguna vez docente (dicen) Luís D’elia que ni lerdo ni perezoso dijo estas delicadeces: “Donde vaya Macri lo van a putear”
“No hay ninguna razón para aplaudir a este sarnoso hijo de puta que tenemos como presidente, como querés que lo llame a este sorete que tiene un profundo desprecio por todos nosotros”

Y aquí estúpidamente se me ocurre la pregunta del millón:
Y el Inadi?
Bien, gracias. 

Al parecer tratar así al Señor Presidente de la República, y a un Senador de la Nación, forma parte de una pseudo libertad de expresión que se ha convertido en un libertinaje que no conoce límites, y que los ciudadanos respetuosos escuchamos casi ya con resignación, porque “hay que tomarlo como de quien viene” porque si se les denuncia (al Inadi, claro) se sentirán privados de sus derechos, perseguidos, y saldrán a despotricar por todos los medios, como ahora hace la Jefe de la Banda, quien ha descubierto que la calle tiene otro color cuando se la ve desde el asfalto, tanto que ahora prefiere que la llamen:” Cristina militante”


0 comentarios: