****************

lunes, 30 de septiembre de 2013

La chica vestida de blanco.

De pronto Martin se incorporó (movido evidentemente por algún sensor secreto) y miró fijamente hacia el solitario camino del parque. Avanzaba hacia nosotros una chiquilla vestida de blanco. Ya a distancia, cuando aún no podían identificarse con seguridad ni las proporciones del cuerpo ni los rasgos de la cara, se notaba en ella un especial encanto, difícilmente discernible; una especie de pureza o de ternura.
A esto le llama Martin “registro”. Parte de sus ricas experiencias, que le hicieron llegar a la conclusión de que no es tan difícil seducir a una chica como, si tenemos unas elevadas exigencias cuantitativas en este sentido, conocer siempre a una cantidad suficiente de chicas a las que hasta ahora no hemos seducido.
Por eso afirma que es necesario siempre, en cualquier sitio y en cualquier situación, llevar a cabo un amplio registro, es decir apuntar, en un libro de notas o en la memoria, los nombres de las mujeres que han llamado nuestra atención y con las que alguna vez podríamos contactar.
El contacto ya es un nivel más elevado de actividad e implica que establecemos con determinada mujer una relación, que la conocemos, que logramos tener acceso a ella.
Si uno disfruta mirando hacia atrás para vanagloriarse, pone el acento en los nombres de las mujeres amadas; pero si mira hacia delante, hacia el futuro, debe preocuparse, sobre todo, de tener a suficientes mujeres registradas y contactadas.

Cuando la chiquilla estuvo ya bastante cerca de nosotros vimos que era muy joven, algo entre una niña y una jovencita, y aquello nos produjo de pronto un estado de absoluta excitación, de modo que Martin se levantó de un salto del banco:—Señorita, soy Milos Forman, director de cine; tiene que ayudarnos.
Extendió su mano y la chiquilla se la estrechó con una mirada infinitamente asombrada.
Martin hizo un movimiento con la cabeza señalándome a mí y dijo: Este es mi  cameraman. Ondricek , dándole la mano a la muchacha.
La chiquilla hizo una reverencia.
—Nos encontramos en una situación embarazosa. Estoy buscando exteriores para mi película; tenía que esperarnos aquí nuestro asistente, que conoce bien el sitio, pero el asistente no ha llegado, así que estamos ahora pensando cómo hacer para orientarnos en esta ciudad y en sus alrededores. Aquí el camarada cameraman no para de estudiarlo en este grueso libro alemán, pero ahí, desgraciadamente, no va a encontrar nada.
La alusión al libro que no había podido leer en toda la semana de pronto me irritó: Es una lástima que usted mismo no tenga mayor interés por este libro —ataqué a mi director—. Si durante la preparación de sus películas estudiase como corresponde y no dejase el estudio en manos de los cámaras, es posible que sus películas no fuesen tan superficiales y no hubiese en ellas tantas cosas absurdas... Perdone —me dirigí a la chiquilla pidiéndole disculpas—, no es nuestra intención darle a usted la lata con los problemas de nuestro trabajo; es que se trata de una película histórica que se va a referir a la cultura etrusca en Bohemia...
Sí —dijo la chica.
Es un libro muy interesante, fíjese —le entregué el libro a la chiquilla, que lo cogió con una especie de temor religioso y, al ver que ése era mi deseo, lo hojeó brevemente.
Por aquí cerca tiene que estar el castillo de Pchacek —continué—, que era el  centro de los etruscos checos... pero ¿cómo podríamos llegar hasta allí?
Está muy cerca —dijo la chiquilla y se le iluminó la cara porque su perfecto conocimiento del camino de Pchacek le había brindado un poco de tierra firme en medio de la oscura conversación que manteníamos con ella.
¿Sí? ¿Conoce el sitio? —preguntó Martin fingiendo un gran alivio.
¡Por supuesto! —dijo la chiquilla—: ¡No está a más de una hora de camino!
¿A pie? —preguntó Martin.
Sí, a pie —dijo la chiquilla.
Pero tenemos coche —dije yo.
¿No le gustaría ser nuestro guía? —dijo Martin, pero yo no continué con el habitual ritual de chistes, porque tengo mayor instinto sicológico que Martin y me di cuenta de que ponernos a bromear nos habría perjudicado y que nuestra única arma en este caso era la más absoluta seriedad.
Señorita, no quisiéramos abusar de su tiempo —dije—, pero si fuera tan amable de enseñarnos algunos sitios que estamos buscando, nos haría un gran favor, y le quedaríamos muy agradecidos.
Claro que sí —dijo la chiquilla volviendo a hacer una inclinación con la cabeza—, yo encantada... Pero es que... y hasta ese momento no nos habíamos dado cuenta de que llevaba en la mano una bolsa de malla y dentro de ella dos lechugas, tengo que llevarle la lechuga a mamá; pero está muy cerca de aquí y en seguida estaría de vuelta...
Por supuesto que hay que llevarle a mamá la lechuga a tiempo y en perfecto estado dije, aquí estaremos esperándole.
Sí. No tardaré más de diez minutos —dijo la chiquilla, volvió a hacernos otra inclinación de cabeza y se alejó con esforzada prisa.
¡Vaya por dios! —dijo Martin y se sentó.
Estupendo, ¿no?
Desde luego. Por esto sí que soy capaz de sacrificar a nuestras dos enfermeras.

Pero pasaron diez minutos, un cuarto de hora, y la chiquilla no regresaba.
No temas,me consolaba Martin. Si hay algo seguro es que volverá.
Nuestra actuación fue totalmente convincente y la chiquilla estaba entusiasmada.
Yo también era de la misma opinión, de modo que seguimos esperando y nuestro deseo de volver a ver a aquella chiquilla de aspecto infantil aumentaba a cada minuto que pasaba. Mientras tanto se nos pasó la hora acordada para nuestro encuentro con la chica del pantalón de pana, pero estábamos tan concentrados en nuestra blanca jovencita que ni siquiera se nos ocurrió levantarnos.
Y el tiempo transcurría.
-Oye Martin, creo que ya no vendrá —dije por fin.
-¿Cómo te lo puedes explicar? Si esa chiquilla creía en nosotros como en Dios.
-Sí —dije—, y ésa fue nuestra desgracia. Nos creyó demasiado.
-¿Y qué? ¿Acaso querías que no nos creyese?
-Probablemente hubiera sido mejor. El exceso de fe es el peor aliado —aquella idea me entusiasmó; empecé a divagar—: Cuando crees en algo al pie de la letra, terminas por exagerar las cosas ad absurdum. El verdadero partidario de determinada política nunca se toma en serio sus sofismas, sino tan sólo los objetivos prácticos que se ocultan tras estos sofismas. Las frases políticas y los sofismas no están, naturalmente, para que la gente se los crea; su función es más bien la de servir de disculpa compartida, establecida de común acuerdo; los ingenuos que se los toman en serio terminan antes o después por descubrir las contradicciones que encierran, se rebelan y al final acaban vergonzosamente como herejes y traidores. No, el exceso de fe nunca trae nada bueno y no sólo a los sistemas políticos o religiosos; ni siquiera a un sistema como el que nosotros queríamos emplear para conquistar a la chiquilla.
Me parece que ya no te entiendo,dijo Martin.
Es bastante comprensible: para esta chiquilla éramos sólo dos señores serios e importantes.
¿Y entonces por qué no nos hizo caso?
Porque creía demasiado en nosotros. Le dio a su mamá la lechuga y en seguida se puso a hablarle de nosotros entusiasmada: de la película histórica, de los etruscos en Bohemia y la mamá...
Ya, lo demás ya me lo imagino...me interrumpió Martin levantándose del banco.
Por lo demás, el sol ya se estaba poniendo lentamente sobre los tejados de la ciudad; había refrescado levemente y estábamos tristes. Fuimos por si acaso a mirar al autoservicio para ver si por algún error nos esperaba la chica del pantalón de pana.
Naturalmente no estaba. Eran las seis y media. Nos dirigimos hacia el coche, con la repentina sensación de dos personas que han sido desterradas de una ciudad extraña y de sus placeres; decidimos que no nos quedaba otro remedio que recluirnos en el espacio extraterritorial de nuestro propio coche.
¡Pero bueno! me gritó Martin en el coche. ¡No pongas esa cara de entierro! ¡No hay ningún motivo para eso! ¡Lo principal aún nos espera!
Tenía ganas de objetar que para lo principal apenas nos había quedado una hora, por culpa de Irina y su partida de cartas, pero preferí callar.
Además,prosiguió Martin, el día ha sido provechoso: el registro de aquella chica de Traplice, el contacto de la señorita del pantalón de pana; ¡no ves que ya tenemos el terreno preparado, no ves que ya no hace falta más que pasar otra vez por aquí!
No protesté. En efecto, el registro y el contacto habían sido realizados estupendamente. Hasta ahí todo era perfecto. Pero en ese momento me puse a pensar que, durante el último año, Martin, aparte de incontables registros y contactos, no había llegado absolutamente a nada que valiese la pena.Extracto del libro de Milan Kundera “El libro de los amores ridículos” 1968.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Mi primera vez.

Recuerdo que "esa" conversación comenzó como cualquier otra, del tipo  en las cuales, todos los temas son tratados con la misma solvencia y/o ignorancia, ya sea que hablemos de mujeres, de fútbol, de motores, o de cómo viven su vida los mosuo.
El más insistente era Gino la mejor "forchetta" del grupo, o como se le diría aquí el de mejor diente por ser amante de la buena mesa.
Así que vos…., nunca.
Si respondí, nunca….
Naaaa, dejate de joder, pero al menos sabrás como son.
Si, rosaditas.
Sabés que si no son tratadas como corresponden también tienen un poquito de olor, por el lugar donde se encuentran.
Si, lo sé por eso es que, bueno, no sé.,
Me interrumpen: Hagamos una cosa, llamamos a Clarita que ella te la haga probar. Clarita de eso sabe un toco.
Clarita era, como casi la mayoría de quienes portan ese nombre un tanto morenita, con un par de gomas que en su desarrollo le habían quitado por lo menos 15 cms. de altura que ella compensaba utilizando unos tacos altos finos, en los cuales trataba de mantenerse erguida la mayor parte del día.
Antes que pudiera negarme ya estaban hablando con Clarita, explicándole la situación y Gino haciéndome el gesto del pulgar levantado, coordinaba un encuentro en el cual yo sería iniciado por ella en el arte en el cual según mis amigos, era todo una experta.
A las nueve de esa noche, estaba yo con una botella de espumante en la mano frente a la casa de Clarita, dispuesto a tratar de superar de la mejor manera este capricho de mis amigos.
Me recibió con dos besos, uno por mejilla, y quitándose apresuradamente el delantal de cocina, me dijo: pasá, ponete cómodo, en dos minutos estoy con vos y nos metemos de lleno en el asunto, ya vas a ver que la vamos a pasar bomba, mis viejos están de viaje así que no hay de qué preocuparse.
La casa de los padres de Clarita, estaba ubicada sobre el local de la pescadería de la cual eran propietarios, y era un ambiente realmente acogedor. Clarita se había esmerado en los detalles de la mesa, que incluía hasta candelabros, una luz cálida pero brillante, y una música donde Claudio Baglione con esa voz de papel de lija que lo caracteriza, desgranaba los versos de su tema “Questo piccolo grande amore”
Luego de la ceremonia previa que se realiza siempre en este tipo de encuentros, Clarita, sonriente me dijo: Bueno, yo creo que es hora del plato fuerte; le damos.
Dale dijo yo.
Y allí fue la primera vez, que degusté...............: Esto:






miércoles, 18 de septiembre de 2013

La bala dobló en la esquina.

Hace unas semanas la PresidenTe popularizó una frase acuñada por el Intendente de Berazategui: los medios con sus críticas al sistema "Década ganada" disparan balas de tinta.
Discrepo.
Citando simplemente algunas noticias: el resultado de las Paso, el viaje nunca bien entendido  a Seychelles, la bodega de Lázaro Báez, Ciccone.  las declaraciones (?) de Fariña, Elaskar, la ex-secretaria de Néstor, el acuerdo con Irán, los paraísos (guaridas) fiscales, (si quieres podés leer también la versión oficial en este enlace:Versión oficial-yo no me hago cargo)
Son  todas  balas disparadas  con pólvora mojada, de esas que al llegar a una esquina, doblan.
Porque  la gente que se levanta temprano para ir al laburo, viajando mal, inseguros en su barrio y en el de los otros, ya captó que de ambos lados (contreras y oficialistas) todos tratan de llevar agua para su molino, y simplemente esperan para ver que pera es la que cae primero.
No me atrevo a calificarlo de desinterés, ni ebrio ni dormido, más bien diría que es algo así como cansancio, hartazgo, hastío de este menú.
Todos los días sopa.
Por suerte los disparadores de balas de tinta, también utilizan balas de fogueo: Tinelli va por el quinto, Evelyn Von Brocke  se destapa (ni falta que hace) la Luli al igual que Piazza amenazan con irse del país, la nena de Echegaray cumplió 18, marche un Audi para festejar, nos regocijamos con los "cuernitos" al primer ministro inglés, etc. ;para todos los gustos che.,
Lo de Marcelito me hizo recordar un cuentito de salón en el cual el protagonista es un señor norteño que acredita la condición de ser padre de 18 hijos. En una entrevista radial en su pueblito de Salta, le preguntan. 18 hijos, que grande..... todos con la misma ??
A lo que el salteño responde: si con la misma, pero con distintas mujeres¡
A propósito ¿Qué estás pensando? si es en putearme porque lo  hasta aquí escrito no te satisfizo, te recomiendo la dejes en stamby, pues solo te estoy formulando la misma pregunta tontolona que se le hace diariamente  a 900 millones de  usuarios del mundo, y que una gran mayoría se desvive por responder, no sea cosa que quedes fuera del gran mundo, en el cual todos tenemos así… 
de amigos.

Y entre las balas de tinta de la PresidenTe y esto, no sé realmente que responder.


Pensándolo bien, mejor no te digo lo que estoy pensando.


jueves, 12 de septiembre de 2013

Previsiones para un viernes 13.

El Viernes 13 ha sido calificado  casi universalmente  como un día de mala suerte.
Por eso, para evitar que algo te jorobe el día, aquí van, absolutamente gratuitas algunas cuestiones que se deberán observar para que este viernes 13, no sea un "día de mierda".
-Salí de tu casa con el pie derecho, y fijate bien donde lo pones; hay caca de perro por aquí, por allá, y más allá también. Si por casualidad entre caca y caca llegás a encontrar un clavo, fijate que la punta esté dirigida hacia vos, caso contrario la suerte favorecerá a quien circule en sentido contrario y vos estarás de mala racha por los próximos cinco viernes 13.
-Vestite como si fueras a casarte; es decir ponte algo nuevo, algo viejo, algo prestado, algo azul. Por qué? *
-Comprobá que el "algo viejo" no sean tus calzoncillos y/o bragas, y/o calzones, y/o trusas.
-En ningún momento del viernes 13, duermas con la panza al aire. Aparte de ser antiestético, puede ser el punto de partida para que tu pareja acepte definitivamente que tus amigos  te llaman "Gillette" (no se ve, ni se siente)
- No hagas ninguna cita hasta después de la hora cero del día sábado 14; como hay tanta oferta de ºjº, y de (‘) y también de solo %, mejor tomar precauciones, no sea que te ensartes o bien……o bien….., bueno, se entiende no? Pirandello decía ” Esta noche se improvisa” pero tuvo siempre cuidado que no fuera un viernes 13.
-Este es un día en el que está prohibido coser. Sí, coser con ese, pues dicen que si el hilo se hace nudos, sonaste.
Por último, como todavía sigo con el resfrío y más ingenio entre tanta secreción nasal no encuentro ni haciéndome un puré de aspirina C, Vickvaporú y Acemuk con aderezo de Tostop forte, te dejo la última recomendación:
-Ni se te ocurra hacerle caso a los muchachos de "La Mosca Tse Tse" cuando cantan esto, pues te puede pasar algo similar..,

                        
Tréboles de cuatro hojas para todos,
*) información no comprendida en el combo gratis.
Gracias:www.youtube.com/user/marlon.

                                                                                                                       ...........y Todas


Manos por Hermanos.

La gente de Manos por Hermanos ha solicitado les ayude a difundir la hermosa tarea de ayudar a quienes aún más por ser niños, tanto lo necesitan.
Ellos desde hace 11 años apadrinan  a 1.600 NIÑOS carenciados; lo hacen sin recibir subsidios ni ayuda estatal. Todo a pulmón. Todo a corazón.
En este momento en que los políticos piensan solo en cuestiones electoralistas, y se disfrazan con retóricas  para discutir sin bases ciertas y serias medidas como bajar la edad de imputabilidad de los menores, hay otra gente que piensa que es mucho mejor prevenir que curar.
En eso está la gente de Manos por Hermanos, démosles las nuestras, todas hacen falta.

                          
Si hacés clic aquí: Ayudar estarás en la página de Manos por Hermanos.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Achís.....(gracias)

Tengo un resfrío macuco; macuco,  significa en algunos lugares de Argentina, grande, importante, aunque en otros puede significar desde una vereda hasta un lugar o lo que le venga en gana. Pero en este caso es una definición sobre un resfrío o resfriado, yo soy el que está resfriado de puta madre, de esos que la nariz se pone como un morrón, se te tapan los oídos, los mocos comienzan a dominar tu vida y vos deseas que algún marciano venga y te practique una abducción y te revolee en Marte hasta que el puto resfrío se pase.
Si me refiero al  resfriado común, catarro, resfrío o romadizo; esa enfermedad infecciosa viral leve del sistema respiratorio superior que afecta a personas de todas las edades, altamente contagiosa, causada fundamentalmente por rinovirus y coronavirus. (Wkp)
A mí me parece que aparte de rinovirus y coronavirus, transitan por mis vías aéreas superiores, batallones de elefantes, rinocerontes, y alguna que otra cantidad de hienas que no hacen más que reírse de la cara de salame que tengo, con ojos llorosos, y un pertinaz y molesto at-at-achis, achís, achísss, cada cinco segundos.
Me he quedado en casa, pero eso no evita que algún despistado que venga de visita, me vea, entienda que estoy resfriado, retroceda unos pasos como si estuviera frente a un fantasma y largue la frase consabida y más estúpida que le podes decir a un tipo en estas condiciones: Estás resfriado ¡¡¡¡
Que descubrimiento, mirá si voy a estar ensayando para hacer de Rodolfo el reno de la nariz roja, en la próxima navidad..., claro que estoy resfriado, no sé dónde me lo pesqué,  me vacuné en abril, contra la gripe y contra la envidia, pero igual me resfrié, tengo no solo la nariz tapada de mocos sino también la mente, Así que si no querés verte en este espejo, chau, volvé después que haya agotado todo mi repertorio de estornudos, que como dice mi amigo Enrique que es médico: Un resfrío te dura una semana, a lo sumo siete días; después se te pasa.
Chau, recen por mí.,

Y por Francisco, 

viernes, 6 de septiembre de 2013

Mondo Cane, versión G-20

Mientras en Buenos Aires, capital de la república Argentina se realiza la 125ª Sesión del Comité Olímpico Internacional (COI) para determinar  entre otras cuestiones la elección de la Ciudad sede de los Juegos Olímpicos 2020 y quien será a partir de ahora el nuevo Presidente del Organismo, mientras los hinchas de River festejaban haber dejado a San Lorenzo fuera de la copa sudamericana, y estos, los cuervos, culpaban incluso al Papa Francisco de no haber hecho nada desde el Vaticano para evitar esta caída, en el otro extremo del globo en la cumbre del G20 en San Petersburgo, el Presidente de EEUU. se encontraba con un  Vladimir Putin no dispuesto a dar el sí para un eventual ataque a Siria.
Dentro de tal reunión también estaba  nuestra PresidenTe, que fue a buscar un Toblerone gigante y solo le dieron un chupetín, chiquito y de sabor limón: el que dice que a partir de ahora diremos "guaridas" en lugar de paraísos fiscales. Very grosso.
Por su parte los fondos buitres, han solicitado a la OEA, la OTAN, la ONU, a Walmart, Google, McDonald's, ExxonMobil Corporation y otros. cambiar la definición de “fondos buitres” por este: paloma de campanario (siempre te caga)
Pero la verdad que esto debiéramos dejarlo en el terreno de la anécdota pues el problema grande es el otro, el de la vida de miles de personas inocentes que pueden morir de manera violenta por decisión de los poderosos del mundo.
Recordaba al general chino Sun Tzu :"La guerra es de vital importancia para el Estado; es el dominio de la vida o de la muerte, el camino hacia la supervivencia o la pérdida del Imperio: es forzoso manejarla bien. No reflexionar seriamente sobre todo lo que le concierne es dar prueba de una culpable indiferencia en lo que respecta a la conservación o pérdida de lo que nos es más querido; y ello no debe ocurrir entre nosotros.
La humanidad ha avanzado mucho desde entonces, pero el hombre sigue demostrando que sus genes provienen de aquellos primates que previo a copular con una mujer le daban un garrotazo.

lunes, 2 de septiembre de 2013

Revisión Técnica Politicular.

Sabido es que la verificación técnica vehicular es el control periódico del estado mecánico y de la emisión de gases contaminantes de los automotores.
Es sabido también que en nuestro país y en varios de todo el mundo, los propietarios de millones de vehículos la realizan obligatoriamente como requisito para circular. Entre nosotros, tal obligación está prevista en la legislación vial nacional y provincial y por extensión al municipal.
Sabido es también que un vehículo con fallas técnicas puede generar (la mayoría de las veces por imprudencia humana) un gran desastre. Por eso y sin abundar en más detalles es conveniente realizar dentro de los plazos previstos la Revisión Técnica Vehicular.
Y por qué no aplicar similar criterio con los políticos que nos gobiernan?
Tenemos los ciudadanos alguna garantía que luego de varios años de rodaje; la mayoría de los políticos en funciones se encuentran dentro de esta situación, es decir, aún sirven a los intereses para los cuales fueron elegidos.?
Respuesta unánime: Ninguna garantía.
Algún defensor del sistema actual dirá que los políticos solo pueden ejercer el poder en uno, a lo sumo dos mandatos y que luego no pueden ser reelectos.
Gran mentira.., pues los políticos jamás se retiran, solo cambian de rol, el  intendente a diputado, el diputado a senador, el senador a Gobernador, el gobernador a Ministro, el Ministro a Vicepresidente, el Vicepresidente a Presidente, el Presidente a Embajador plenipotenciario, etc. 
Todo eso sin tomar en cuenta las candidaturas "testimoniales" con las cuales se divierten sin ningún rubor. Por todo ello es que propongo que  se les realice una Verificación Técnica Politicular; también por algunos deslices como los que siguen:   

                        
O bien por declarar públicamente sus verdaderas intenciones:

                         
Y conste que no menciono por no cargar tintas, a don Evo y su obsesión por desalentar el consumo de pollos (si sos varoncito te salen tetas) a don Sebastián para que “no fije su mirada” más allá de un metro y así evitar un duro tropezón, a doña Dilma olvidando en Roma la austeridad pregonada el iniciar su gobierno utilizando 52 habitaciones de hotel y 17 coches para ver al Papa, y mucho menos a nuestra PresidenTe, abogada, y además arquitecta egipcia ( en las tres ramas Exitosa) de la cual solo tomo una frase de su alocución de ayer en Berazategui: “¡Es cambio de turno, muchachos!"

Amen.,



Video 1:www.youtube.com/user/ellocomoralito.
Video 2:www.youtube.com/user/superfranthemanfjan
Foto original de:fonzivil.