****************

jueves, 30 de junio de 2016

Inventario

Un mío zio, es decir un tío mío que hace ya muchos años que está tocando la lira, o bien esquivando que algún tridente del averno le acierte en sus posaderas, solía contar que hace ya tiempo, mucho pero  no tanto, era norma de las grandes empresas que luego fue copiada por otras más pequeñas, hacer un inventario, un balance cada 30 de junio y 30 de diciembre.
Ese balance o inventario tenía como base fundamental un principio básico de la economía de aquellos tiempos donde el consumismo no había logrado su punto máximo como ahora y que solo observaba tres reglas  elementales que siempre habían dado resultado: debe, haber, saldo.
Debe: las deudas o compromisos a futuro de la empresa o persona física.
Haber: los créditos propios de la actividad desarrollada y los pagos pendientes de los clientes.
Saldo: la diferencia entre él debe y el haber, donde éste debía ser siempre superior al primero para no sufrir pérdidas que provocaran negatividad en los balances.
Simple, solo: debe, haber, saldo.

Mi tío decía que esto funcionó  bien no solo aquí sino en el mundo que no era como ahora  propiedad de grandes emporios financieros, de cadenas de supermercados, de redes sociales, de periodistas amarillistas, de políticos inescrupulosos, sino de la gente que vivía en su micro mundo y tenía por supuesto, las mismas virtudes y miserias que en el día de hoy solo que no se mostraban en los noticieros ni en el programa de Tinelli, ni en Facebook.
No tuve oportunidad de preguntarle a mi tío si no le resultaba aburrido vivir en un mundo así tan constreñido y limitado pero por lo que cuentan mis mayores tal vez habría respondido que ahora es más agitado, vertiginoso, hasta delirante, pero antes todo era más honesto.
30 de junio, época de balance, de inventario, de saber si tenemos en rojo el debe o el haber está confuso.
Creo que será mejor esperar el segundo semestre, el que hoy termina es muy poco tiempo para saber en qué lugar de esta escalera de solo tres peldaños estamos.,
Solo pido no escuchar: Estamos mal, pero vamos bien.  
Plis,      
      

viernes, 17 de junio de 2016

Te borraste.¡

Me crucé (corrijo, empecé mal el día) al cruzarme con Felipe Cansino; se acuerdan de él, (si no lo recuerdan ver: Operación sotomósforos)   quien ahora volvió a escribir su apellido con “C” en lugar de K como prefería durante la década ganada.

Felipe es muy efusivo y para que no queden dudas, soltó un “Hola, tanto tiempo”, que acompañó con un abrazo de oso, mientras me palmeaba la espalda como si yo fuera Lázaro, no, ese no, el  otro el que resucitó al tiempo, que con su característica voz de pito me decía: Tanto tiempo....claro, te borraste.
Lo miré como lo haría Hebe con Mauricio, y con el solo fin de saber a qué apuntaba su observación pregunté: Cómo?
Claro, te borraste como Casildo Herrera, te acordás de Casildo, claro vos sos más joven que yo pero por tu profesión sabrás que Casildo fue el que acuñó esa frase “Yo me borro” y se rajó a Madrid en el 76 cuando era secretario general de la CGT.
Y?
Y vos hiciste lo mismo, te leo, y no vi que dijeras nada de lo que está pasando y que tiene a todos preocupados.

Cansino es uno de esos que piensan que uno tiene que decir lo que ellos quieren decir pero no se animan porque son esos tipos híbridos que dan la mano laxa, que ríen de sus propios chistes antes del remate final, que se miran a diario en el espejo que la televisión  les muestra y se mueven según las tendencias que desde allí se imparten.

Pensé en todo lo dicho anteriormente, aproveché un corte del semáforo y me alejé de Cansino diciéndole:
No pasa nada, solo estoy cansado.

En un local de electrónica del centro, desde uno de los televisores en exibición la dulce y bien educada abuelita Hebe puteaba a voz en cuello al presidente de todos los argentinos y desparramaba su flema de carrera protegida por un pañuelo blanco que perdió su color inmaculado primigenio para mancharse con el oscuro color de la política partidaria y sectarista  diciendo “la política no es una mierda” para a renglón seguido utilizar su frase predilecta : fulano es un hijo de remil putas” con una energía tal que contradice a la figura de la anciana en silla de ruedas que fue a visitar al Papa unos días atrás; se nota que los milagros existen y por eso tanta gente viaja a Roma.

martes, 14 de junio de 2016

Las manos de Donald

Como el hombre dio pie al mencionar a nuestro país (fue en marzo pasado) y aunque un poco desactualizada la cuestión, y solo con el fin de matizar un poco la discusión que por estos días nos ocupa, si el semestre comienza en junio, o julio, o  cuando termina, recordemos lo que dijo el colorado Donald en un acto de campaña:
"Si no gano, tendrán más de la gente que fue puesta en los últimos años. Tendremos una Corte Suprema que cambiará este país a niveles nunca antes vistos; tendremos hombres como Bernie Sanders en la Corte Suprema y este país será algo totalmente distinto.
"Este país será Argentina, será algo tan diferente...será Venezuela (risas)", sentenció el magnate, candidato  en las elecciones presidenciales de noviembre.
Donald Trump aseguró a los votantes estadounidenses que a pesar de lo que ha sugerido Marco Rubio, (Senador por el Estado de Florida y ex-rival en la interna del partido republicado) "no hay problema" con el tamaño de sus manos... o cualquier otra cosa.
"Fíjense en las manos, ¿son manos pequeñas?", preguntó a la audiencia el candidato a la nominación presidencial republicana mientras levantaba sus manos. "Él se refirió a mis manos como un. 'Si son pequeñas, algo más debe ser pequeño'. Te garantizo que no hay problema con eso. Te lo garantizo", aseguró Trump.
Pero, ¿cómo es que el tamaño de las manos de Trump, o su pene, terminó siendo un punto álgido del debate y de la elección presidencial? porque como dice el Nano: ...” resulta bochornoso verles fanfarronear a ver quién es el que la tiene más grande...” o bien la culpa la tiene........,
Graydon Carter.
Hace casi treinta años, cuando era co-editor de la revista  Spy, Carter dijo que Trump era un tipo "vulgar de dedos cortos". Según Carter, Trump nunca olvidó el insulto.
Carter, ahora editor de la revista Vanity Fair, resucitó la nota a finales del año pasado cuando Trump tomó la delantera en las encuestas. Las supuestamente pequeñas manos de Trump se han convertido en el blanco favorito de los críticos del magnate, pues permiten una fácil comparación a otras partes de su anatomía.
Marco Rubio lo mencionó cuando se encontraban en plena campaña electoral., por eso Trump invocó el tamaño de sus manos -y el tamaño del pene- "Atacó mis manos. Nadie nunca ha atacado mis manos. Nunca he oído hablar de esto", dijo Trump. Levantó las palmas de las manos a las cámaras y dijo: "¿Son estas manos pequeñas?"
El público se rio.
Los moderadores no se detuvieron a hablar lo que casi universalmente fue tomado por la audiencia como una auto-evaluación del pene de Trump.
"La política estadounidense ha cruzado la instancia del tamaño del pene", tuiteó el editor de New Republic Gabriel Snyder.
La observación de Trump fue vista por algunos como la afirmación definitiva de la fuerza, la virilidad.
Para otros, fue un signo de inseguridad, igual que su actitud hacia los hispanos, principalmente con  los nativos de los  Estados Unidos Mexicanos.
Algunos dicen que su odio manifiesto a los hispanos, surge de unos amoríos que tuvo su entonces esposa Ivana, con un mexicano que le canto “Las mañanitas, Cucurrucucú Paloma, Sabor a mí y Ay Jalisco no te rajes, todo junto.
Ahí está el detalle como decía Cantinflas.
Habría que preguntarle a la Hetaira que le acompaña en la foto
O simplemente deberé citar al filósofo Jacobo “Billetera mata galán” y aquí sí que el tamaño no importa.

Esto va  de agrapa manito, y además porque el hombre hoy  cumple 70 “Happy Birthday” *

       
*Nota del redactor: este video fue agregado luego de la asunción de Donald Trump a la Presidencia y su loca idea de construir un muro entre EEUU y México. 

sábado, 4 de junio de 2016

Señor Presidente (4)



Vio, se lo anticipé...., le sugerí que bajara un cambio y que mandara al frente a sus Ministros (ellos siempre son los fusibles) y no sea Ud. solo el que se inmole tratando de poner orden  al gran desquicio que le dejó la señora de la década ganada y sus acólitos.
Sabemos de su preocupación y su firme determinación de hacer un país en serio, pero por favor no le ponga Ud. solo, siempre, el pecho a las balas que le disparan aquellos que no quieren que sus anteriores status y sus privilegios  se les terminen permanentemente y tengan que (al menos una vez en la vida) trabajar para ganarse el pan con el sudor de la frente.

Cuantos años tiene Ud.? 57 no, entonces seguramente recordará o habrá leído que en otras épocas en las cuales el peronismo no estaba en el poder viajaban a Puerta de Hierro a recibir instrucciones, bueno ahora es igual, salvo que el destino es la ciudad eterna y allí mismo a solo diez minutos de  distancia de la vía Véneto van a  ese Estado chiquito, chiquito, gobernado por un argentino donde se preparan y aderezan los platos típicos de la “vera cucina ¿italiana? no, argentina”, que después  distintos chefs politiqueros le prepararan a Ud. para que se indigeste, claro.
Por eso no les de él gusto, cuídese, afloje un cambio y mande a sus ministros al frente, no se coma Ud. solo todos los sopapos.

Recuerde siempre que aquellos que no formamos parte de la cofradía de los mezquinos esos que desean que a Ud., le vaya mal y por ende a todos los que anhelamos una Argentina mejor y que peregrinan semanalmente  a la residencia de Santa Marta, no van precisamente a rezar por su salud pues en verdad me cuesta imaginar a doña Cristina, una de las más fieles (siete peregrinaciones en los últimos dos años) a doña  Hebe, a Gustavo, a Víctor Hugo junto con Adrián, Cynthia y Gabriela Carla, a Ricardo F, a Ricardo Luís, a Sebastián, a doña Estela, a Gustavo junto a Roberto, a Pablo, al Chino, a Diego, a Milagros, a Daniel, a Dady a Ignacio  y otros tantos,  todos arrodillados rezando por su salud.

Recuerde aquello de “Cuídate que te cuidaré “ y si en octubre viaja Ud. también a Santa Marta, por las dudas, por si las moscas, por si acaso, colóquese en sobrecito con ruda macho en el pie izquierdo (así no lo olfatean vió) para neutralizar las malas ondas que puedan haber quedado flotando en el ambiente luego de tanta peregrinación.,
Que se recupere pronto señor.



Relacionadas:
Señor Presidente 3