****************

sábado, 4 de junio de 2016

Señor Presidente (4)



Vio, se lo anticipé...., le sugerí que bajara un cambio y que mandara al frente a sus Ministros (ellos siempre son los fusibles) y no sea Ud. solo el que se inmole tratando de poner orden  al gran desquicio que le dejó la señora de la década ganada y sus acólitos.
Sabemos de su preocupación y su firme determinación de hacer un país en serio, pero por favor no le ponga Ud. solo, siempre, el pecho a las balas que le disparan aquellos que no quieren que sus anteriores status y sus privilegios  se les terminen permanentemente y tengan que (al menos una vez en la vida) trabajar para ganarse el pan con el sudor de la frente.

Cuantos años tiene Ud.? 57 no, entonces seguramente recordará o habrá leído que en otras épocas en las cuales el peronismo no estaba en el poder viajaban a Puerta de Hierro a recibir instrucciones, bueno ahora es igual, salvo que el destino es la ciudad eterna y allí mismo a solo diez minutos de  distancia de la vía Véneto van a  ese Estado chiquito, chiquito, gobernado por un argentino donde se preparan y aderezan los platos típicos de la “vera cucina ¿italiana? no, argentina”, que después  distintos chefs politiqueros le prepararan a Ud. para que se indigeste, claro.
Por eso no les de él gusto, cuídese, afloje un cambio y mande a sus ministros al frente, no se coma Ud. solo todos los sopapos.

Recuerde siempre que aquellos que no formamos parte de la cofradía de los mezquinos esos que desean que a Ud., le vaya mal y por ende a todos los que anhelamos una Argentina mejor y que peregrinan semanalmente  a la residencia de Santa Marta, no van precisamente a rezar por su salud pues en verdad me cuesta imaginar a doña Cristina, una de las más fieles (siete peregrinaciones en los últimos dos años) a doña  Hebe, a Gustavo, a Víctor Hugo junto con Adrián, Cynthia y Gabriela Carla, a Ricardo F, a Ricardo Luís, a Sebastián, a doña Estela, a Gustavo junto a Roberto, a Pablo, al Chino, a Diego, a Milagros, a Daniel, a Dady a Ignacio  y otros tantos,  todos arrodillados rezando por su salud.

Recuerde aquello de “Cuídate que te cuidaré “ y si en octubre viaja Ud. también a Santa Marta, por las dudas, por si las moscas, por si acaso, colóquese en sobrecito con ruda macho en el pie izquierdo (así no lo olfatean vió) para neutralizar las malas ondas que puedan haber quedado flotando en el ambiente luego de tanta peregrinación.,
Que se recupere pronto señor.



Relacionadas:
Señor Presidente 3


0 comentarios: