****************

sábado, 17 de diciembre de 2016

De Quilombos y Bululúes.

Nicolás Maduro colectivero
 “Quilombo” es una palabra aprobada por la Real Academia Española y si bien tiene significados diferentes aquí y en Venezuela en ambas fronteras sabemos que tanto nuestro Ingeniero Presidente así como el señor colectivero Maduro, con distintos parámetros están metidos en un quilombo o  en un bululú como se dice en la República Bolivariana.

Quede en claro que esto no es una comparación porque no hay nada que comparar en dos personalidades diametralmente opuestas, tanto en lo ejecutivo como en el CI de cada uno.

El señor colectivero devenido en Presidente por obra y gracia de un milagro que él en su momento narró de esta manera:” Yo entré a una capilla chiquitica esta mañana (...) De repente entró un pajarito, chiquitico, y me dio tres vueltas acá arriba. Se paró en una viga de madera y empezó a silbar, un silbido bonito. Me lo quedé viendo y también le silbé. El pajarito me vio raro. Silbó un ratico, me dio una vuelta y se fue y yo sentí el espíritu de él [Chávez]. Lo sentí ahí como dándonos una bendición, diciéndonos: «Hoy arranca la batalla. Vayan a la victoria. Tienen nuestras bendiciones». Así lo sentí yo desde mi alma",

no haya sido bendecido con un poco de coherencia, con algo de criterio, con un mínimo de ubicación, con un soplo de educación, sino todo lo contrario a tal punto que solo le bastaría ahora tener en su despacho una llave cruz, para así imponer su ideas, acción que muchos patoteros del volante ejercen a diario.

Claro que se puede esperar de alguien que acuña frases tan ingeniosas y descriptivas como estas:
"Buscaremos escuela por escuela, niño por niño, liceo por liceo, comunidad por comunidad meternos allí, multiplicarnos, así como Cristo multiplicó los penes",
“Demasiada coincidencia que maten a alguien y al día siguiente esté muerto”

Su poca capacidad política no le permite ver que su pueblo le ha cambiado su apellido; ya no le llaman Maduro, ahora se lo conoce como “Verdugo” y los más atrevidos directamente le llaman “conchudo” es decir: sinvergüenza, caradura.,


                                                                                                                  


fuentes : la nación. wikilengua, actualidad viral

0 comentarios: