****************

jueves, 29 de diciembre de 2016

Argenfornication.

George Orwell, el autor de Rebelión en la Granja, para que lo ubique rápidamente dijo:
“En nuestra época no existe la posibilidad de mantenerse fuera de la política. Todos los asuntos son asuntos políticos y la política, en sí misma, es una masa formada de mentiras, evasiones, locura, odio y esquizofrenia”.

Pretendo explicar así el juego de similitudes entre el título de la serie televisiva “Californication” protagonizada por David Duchovny y nuestra propia  versión telúrica “Argenfornication” protagonizada en este caso también por un carismático rostro televisivo, el de Nicolás Dujovne, (partenaire de Carlos Pagni en Odisea Argentina)

Como bien decía Orwell, esa masa formada de mentiras, evasiones, locura, odio y esquizofrenia en Argentina se adereza con algo que si bien se podría calificar como propio del carácter latino es simplemente el “puterío” que antes, durante, o después siempre aparece en las acciones de nuestros políticos.
El capítulo que nos ocupa corresponde al episodio donde sale de escena Alfonso, de manera tan intempestiva que hasta se enojó Leuco padre, e ingresan en su reemplazo dos nuevos galanes, bueno en realidad uno, el otro estaba de antes, llamados Luisito quien se hará cargo de las Finanzas de la granja y Nicolás que lo hará en la parte de Hacienda.

Supongo que esto obedece a esa norma no escrita pero que viene bien en finanzas “lo que abunda no daña” y a su vez porque cada uno de los nuevos, incorporará a otros multiplicados por varios lo que colaborará a bajar el índice de desocupados.-
No es genial..? 
Claro que la Economía argentina no es moco de pavo, es más complicada que hacer gárgaras de talco, vea:

Antes de Alsogaray y su frase “Hay que pasar el invierno” Carlos A. Coll Benegas, Ministro de Economía de Arturo Frondizi por un breve período había dicho: Que la inflación argentina tenía su origen en el “tremendo egoísmo que caracteriza a sus grupos sociales”
“El aumento de los salarios aumenta los costos, luego los precios y entonces se hace necesaria mayor cantidad de dinero para financiar ese aumento”.

Chocolate por la noticia, la prueba es que Raúl Ricardo quiso innovar con el Plan Austral, Carlos Saúl con “ un dólar, un peso” lo de Néstor con Roberto fue un albur y lo de Cristina lo estamos pagando.


Entonces, hasta tanto no abandonemos la cultura del “mayor rédito con el mínimo esfuerzo” practicada tanto por políticos  como empresarios, multinacionales y no, profesionales tordos y de otros rubros y ventajeros de ocasión, la economía argentina seguirá siendo un puterío, igual que Californication.,no olvidando que como dice el amigo Hank Moody  “No se trata de ganar o perder, sino de cómo juegas” .........y en este juego participamos todos.


Te deseamos un Feliz 2017
fuentes: Mario Rapoport, Magazinema , Tom Kapinos

0 comentarios: