****************

miércoles, 22 de marzo de 2017

Mirthaza.

El Presidente Macri y su esposa tuvieron la deferencia de recibir a la señora Legrand en la residencia de Olivos, y así prestarse voluntariamente a lo que para algunos fanáticos fue un reportaje excelente y que para otros más cercanos a la realidad solo fue un múltiple choice que de periodístico no tuvo nada.

A ver; la pregunta de cuánto gana un jubilado que tanta polémica desató en virtud de la respuesta supuestamente errónea del Presidente sería el equivalente a las preguntas que hacía Carlitos Balá:
-Que gusto tiene la sal?
-Cómo son los niñitos del jardín,?
O de Susana Giménez hablando sobre el hallazgo de un dinosaurio: Vivo?
O como las preguntas de la misma señora Legrand:

1) A  Andrea del Boca: Es cierto que estás esperando un  bebé? lo dijeron anoche por radio, que estabas embarazada, de dos meses y medio.
- NO, mirá vos, que suerte,¡  que linda noticia, respondió la protagonista de “Cien veces no debo” negando el supuesto? embarazo y a quien la señora cual Judas besó para morigerar la situación
2-O a Tinelli: alguna vez de hicieron alguna propuesta homosexual?
3-Y me guardo las efectuadas a Cris Miró, Roberto Piazza, y tantos otros que por creer en el mito urbano que si no fuiste invitado a la mesa de Mirtha no existís, pasaron por el examen del machete que la señora como buena alumna que aún no se recibe de nada, utiliza indiscriminadamente mezclando como diría el recordado Jorge Guinzburg, la frase del inmortal Discépolín “La biblia junto al calefón”

El Presidente Macri puede haber incurrido en el desconocimiento de no saber con exactitud cuánto gana un jubilado (hay al menos siete categorías diferentes) de la misma forma que no debe estar informado del precio del algodón en el Chaco, de la papa en Balcarce, de la docena de empanadas salteñas en los pagos de Urtubey, o del precio de la cebolla en Pedro Luro.

Solo falta que en un día de lluvia, el Presidente diga “Buenos días” y salgan a criticarlo porque afuera.......................está lloviendo.

Periodismo de machete: Mierda, carajo.,


0 comentarios: