****************

sábado, 13 de octubre de 2012

Sensación

Se buscó en el fondo de sus zapatos y no se encontró.
Notó con angustia que por los dos botones desprendidos de su camisa, no alcanzaba a percibir los latidos de su corazón y que el cofre diminuto que debiera estar allí conteniendo su  alma, había también desaparecido.
Quiere decir entonces que estoy......?¡.
Ni se atrevió a mencionarlo y buscó encontrar en la calle las respuestas que le quitaran ese miedo que poco a poco comenzaba a asfixiarlo.
La calle estaba igual que ayer, que siempre.
Gentes iban y volvían en una peregrinación en la que cada cual parecía encapsulado en su micro mundo.
En aquella confitería dos mujeres jóvenes se tomaban de las manos y se dedicaban mutuamente ardientes miradas; más allá dos hombres jóvenes también se besaban desinhibida o desfachatadamente sin importarles nada del entorno.
Vio un anciano caminar lentamente y antes que pudiera preguntarle sobre el porqué de esa extraña sensación, el hombre viejo se adelantó y le dijo: Yo me siento igual.
Se volvió hacia una mujer que se acercaba y ésta anticipándose  murmuró: A mí me pasa lo mismo.
Una palabra pareció amplificarse en el ambiente a través de mudas voces, que brotaban de la boca de todos aquellos rostros desconocidos: vacío, vacío, vacío.
Comenzó a correr desesperado pero por más que se alejara la escena continuaba siendo la misma y entonces no tuvo más remedio que aceptar que así están las cosas aquí y ahora.
Así de simple.

0 comentarios: