****************

sábado, 4 de mayo de 2013

Derecho, razón, equidad.



La PresidenTe estaba alegre ayer, casi exultante pues la Justicia italiana le había dado la razón en un litigio iniciado en 2008, cuando una periodista del diario “Corriere della Sera” María Egizia Fiaschetti, escribió una nota donde contaba con detalles un tour de compras de Cristina por varias de las más renombradas boutiques de Roma, en pleno desarrollo de una reunión de la FAO, a la cual ésta asistía en representación de la República Argentina.
Y que es la Justicia sino esto..¡
Si el resultado final es favorable a los intereses de quien demanda, es Justicia. Si por el contrario es desfavorable, es Injusticia.
Muchas veces las leyes son como las telarañas: los insectos pequeños quedan prendidos en ellas; los grandes la rompen.
Pero atención, tal vez lo de la Justicia italiana sea solo un giño cómplice a Cristina, diciéndole, sin hacerlo: nosotros te damos esta, vos arreglanos el tema de los bonistas italianos que quedaron fuera del mega canje.
En Italia en todos los ámbitos donde se imparte Justicia hay un texto bien visible que dice: La Legge é uguale per tutti” (La ley es igual para todos) pero que los italianos toman como una pregunta, no como una afirmación.: La ley es igual para todos? 

Y así debe ser, tanto allá como acá, pues no se explica entonces porque la tragedia de once aún no tiene culpables, porqué los recientes accidentes de tránsito que terminaron con la vida de varias personas, aún siguen los familiares pidiendo justicia.
No se explica cómo cuestiones que merecerían mayor atención de la Justicia se desvanecen en pocos días y la prensa los analiza más que el Juzgado correspondiente.
Es así que los departamentitos del Juez, las casitas de doña Hebe y Sergio, las fortunas que se acrecientan de manera grosera, Ciccone y el papel moneda, los negocios de Amado y Julio, las expropiaciones patoteriles, la presunción de si tenés tanto de ingreso, seguro tenés personal doméstico en negro, la eliminación de las cautelares, el cepo a tu bolsillo y muchas cosas más que resultaría muy aburrido citar, se demoran hasta incluso prescribir , sino pregúntenle a María Julia, mientras que  Pablo Migliore  aún sigue detenido (sin opinar de lo procedente o no de su causa) y  otros, con mayores problemas ante la Ley, siguen tan campantes por la vida, incluso representando al país en el exterior como impolutos señores…..y señoras.
Tal vez sea cierto aquello de “La justicia vio lo que hacía la gente y se vendó los ojos.” 
                   

0 comentarios: