****************

jueves, 16 de mayo de 2013

Maquinaciones

Bernardo Neustadt  -        Víctor Hugo Morales
Leí en algún lugar que en tiempos de Carlos Saúl 1ro. el periodista difusor por aquel entonces era   Bernardo Neustadt, algo así como 6,7,8, o Víctor Hugo ahora, y en su espacio televisivo Tiempo Nuevo el entonces presidente era un invitado casi, casi, semanal.
En una de esas charlas tipo “amigos del café” Bernardo preguntaba sobre el libro de cabecera que descansaba sobre la mesa de luz del riojano más famoso.
“El Príncipe” respondió sin titubeos Carlito; de Nicolás Maquiavelo.

No sé porque razón me imaginé una situación similar en la época actual; digamos en “Bajada de línea” donde el relator del ta-ta-tá le preguntaría a la titular del ejecutivo nacional sobre su libro de cabecera, que oh sorpresa resultaría ser el mismo que el del responsable de la convertibilidad.
Pero con una diferencia, la Sra. Abogada (exitosa) de profesión, PresidenTe (exitosa) de éste país por esas circunstancias de las urnas, no se limitaría a mencionar solo el nombre de su libro inspirador sino que además agregaría algo así:

“Yo soy una ciudadana que he llegado al gobierno no por crimenes ni violencia, ni negociados,. sino gracias al favor de mis compatriotas. El Estado que presido, así constituido puede llamarse principado civil. El llegar a él no depende por completo de los méritos o de la suerte; depende, más bien, de una cierta habilidad propiciada por la fortuna, y que necesita, o bien del apoyo del pueblo, o bien del de los nobles. Porque en toda ciudad se encuentran estas dos fuerzas contrarias, una de las cuales lucha por mandar y oprimir a la otra,   que no quiere ser mandada ni oprimida. Y del choque de las dos corrientes surge uno de estos tres efectos: o principado, o libertad, o licencia.

El principado pueden implantarlo tanto el pueblo como los nobles, según que la ocasión se presente a uno o a otros. Los nobles, cuando comprueban que no pueden resistir al pueblo, concentran toda la autoridad en uno de ellos y lo hacen príncipe, para poder, a su sombra, dar rienda suelta a sus apetitos. El pueblo, cuando a su vez comprueba que no puede hacer frente a los grandes, cede su autoridad a uno y lo hace príncipe para que lo defienda. Pero el que llega al principado con la ayuda de los nobles se mantiene con más dificultad que el que ha llegado mediante el apoyo del pueblo, porque los que lo rodean se consideran sus iguales, y en tal caso se le hace difícil mandarlos y manejarlos como quisiera. Por otra parte, no puede honradamente satisfacer a los grandes sin lesionar a los demás; pero, en cambio, puede satisfacer al pueblo, porque la finalidad del pueblo es más honesta que la de los grandes, queriendo éstos oprimir, y aquél no ser oprimido.

Agréguese a esto que un príncipe jamás podrá dominar a un pueblo cuando lo tenga por enemigo, porque son muchos los que lo forman; a los nobles, como se trata de pocos, le será fácil. Lo peor que un principe puede esperar de un pueblo que no lo ame es el ser abandonado por él; de los nobles, si los tiene por enemigos, no sólo debe temer que lo abandonen, sino que se rebelen contra él; pues, más astutos y clarividentes, siempre están a tiempo para ponerse en salvo, a la vez que no dejan nunca de congratularse con el que esperan resultará vencedor. Por último, es una necesidad para el principe vivir siempre con el mismo pueblo, pero no con los mismos nobles, supuesto que puede crear nuevos o deshacerse de los que tenía, y quitarles o concederles autoridad a capricho.

Para aclarar mejor esta parte en lo que se refiere a los grandes, digo que se deben considerar en dos aspectos principales: o proceden de tal rnanera que se unen por completo a su suerte, o no. A aquellos que se unen y no son rapaces, se les debe honrar y amar; a aquellos que no se unen, se les tiene que considerar de dos maneras: si hacen esto por pusilanimidad y defecto natural del ánimo, entonces tú debes servirte en especial de aquellos que son de buen criterio, porque en la prosperidad te honrarán y en la adversidad no son de temer, pero cuando no se unen sino por cálculo y por ambición, es señal de que piensan más en sí mismos que en ti, y de ellos se debe cuidar el príncipe y temerles como si se tratase de enemigos declarados, porque esperarán la adversidad para contribuir a su ruina.

El que llegue a príncipe mediante el favor del pueblo debe esforzarse en conservar su afecto, cosa fácil, pues el pueblo sólo pide no ser oprimido. Pero el que se convierta en príncipe por el favor do los nobles y contra el puebio procederá bien si se empeña ante todo en conquistarlo, lo que sólo le será fácil si lo toma bajo su  protección. Y dado que los hombres se sienten más agradecidos cuando reciben bien de quien sólo esperaban mal, se somete el pueblo más a su bienhechor que si lo hubiese conducido al principado por su voluntad. El príncipe puede ganarse a su pueblo de muchas maneras, que no mencionaré porque es impossible dar reglas fijas sobre algo que varía tanto según las circunstancias. Insistiré tan sólo en que un príncipe necesita contar con la amistad del pueblo, pues de lo contrario no tiene remedio en la adversidad.” (*)
Lo dijo este muchacho, Niccolò di Bernardo dei Machiavelli que allá por 1489, luchó tenazmente contra una agrupación llamada “La Camporetti”(*) adaptación de un fragmento de El Príncipe -Nicolás Maquiavelo


0 comentarios: