****************

jueves, 25 de julio de 2013

Decime, cual es tu nombre?

Sin llegar a hacer de esto una cuestión onomástica, el tema de la elección de los nombres propios es todo un caso.
Fíjense Uds. que los señores a los cuales se les  llama "nobles, príncipes, monarcas" y otras boludeces arcaicas por el estilo, han tenido esta  semana un serio problema para decidir cómo llamar al primogénito del príncipe Guillermo de Inglaterra y su esposa, Kate Middleton, al que finalmente conocerán por el mundo como: George Alexander Louis.
Visto como vienen los genes lo más probable es que en el futuro le digan al pibe en lugar de George Alexander Louis, "che pecoso" o "hey freckled".
El tema es que con el asunto de los nombres la mayoría de los portadores de los mismos no estamos de acuerdo.
Como te sentís cuando estás ya en estado de comprender ciertas cosas y te llaman con el nombre que tus padres te impusieron en recuerdo del abuelo Tiburcio por ejemplo, o bien Anacleto, o Pancracia, o Saturnina, o Restituta.
Y ni que hablar de aquellos que riman fácilmente con alguna chanza por ejemplo: Carola, Arturo, o Abelino (éste lo digo: más alto que un pino y más tonto que un pepino) y tantos otros.
Porque convengamos que en las chanzas a las llamadas Carola no les dicen " Hola Carola", que bien te queda la estola, sino más bien Carola agarrame las..........., no?
A Jorge Alejandro Luís le dirán: de qué planeta venís..?
Un poco pensando en aquellas señoras y por qué no señores,  los cuales  ante estas noticias se manifiestan  de manera contundente "y qué, a mí me gustan todas estas cosas de los príncipes,princesas, reinas, palacios y todo el puterío que les rodea siempre," me vino a la  mente el cuento del cacique dakota que una noche de otoño al abrigo de una gran fogata en los bosques de Minnesota, respondía las preguntas del origen del nombre de algunos de sus ocho hijos.
-Bueno, tú te llamas Caballo Blanco pues la noche de tu nacimiento, le quitamos a un carapálida su hermoso caballo blanco.
-Tú, te llamas Nube Gris, pues el día que naciste, el cielo estaba todo gris.
-Tú, te llamas Zorro pues el día de tu nacimiento cazamos a varios que destrozaban nuestros gallineros....
Y yo papá, porqué me llamo como me llamo pregunto el más pequeño de los hijos.,
Respondiendo el padre: Tú te callas, Forro Pinchado...¡
Ahora, si querés evitar explicaciones molestas, cuando te pregunten "Como te llamás? respondé: Yo no me llamo; me llaman.


0 comentarios: