****************

sábado, 28 de febrero de 2015

Cartas..........te escribo.

Escribir cartas es seguramente la forma más rudimentaria de comunicación personal que ha perdurado a través de los siglos y que aún hoy con tanta variedad electrónica que suplanta a esa forma de interrelacionarse tal vez ya caduca, perimida y obsoleta, la carta tiene aún el encanto de la intimidad, el calor de la letra escrita por la mano de una mujer o un hombre que transmite también el carácter de quien escribe, su personalidad, y hasta el grado de  sinceridad que podría hallarse en quien suscribe.
A lo largo de la historia muchísimos poetas, músicos, escritores, artistas han tomado como fuente de inspiración a las cartas:
“Son tus cartas mi esperanza, mis temores, mi alegría y aunque sean tonterías escríbeme, escríbeme. Decía en una canción allá por 1952 Guillermo Castillo Bustamante autor de la letra de “Escríbeme”.
Como contrapartida años después Julio Jaramillo pedía “Quema esas cartas, donde yo he grabado, solo y enfermo, mi desgracia atroz, que nadie sepa, que te quise tanto, que nadie sepa, solamente Dios.
Y podría continuar pues repertorio hay de sobra, pero como este comentario tiene directa relación con la noticia que publicara el diario Jornada de Trelew y que en su parte principal dice:
Un ex cartero de Puerto Madryn fue condenado a un año de prisión en suspenso por ocultar 19.302 cartas que nunca entregó. Se trata de Manuel Marcelino Gutiérrez, quien era empleado de Correo Argentino. El 3 de noviembre de 2009, la Policía halló en su casa 26 bolsas de consorcio repletas de correspondencia. Algunas piezas estaban abiertas, otras databan de 2007. El material estaba repartido por varios ambientes, incluso dentro del lavarropas.
La explicación del móvil era que el hombre estaba tapado de labor y no daba abasto en repartirlas pero al final de esta nota Uds. descubrirán el verdadero motivo de haber guardado para sí las 19.302 piezas postales.

Sería porque le gustan las cartas de amor:

                
O bien las que cuentan cosas ocurridas hace un tiempo pero no tan lejanas ni tampoco tan diferentes:

               
Porque es un chistocito, de esos que siempre están de buen humor,?

   
No señores, la verdadera razón es que el hombre tiene un conejo muy voraz y una forma de alimentarlo sin gastar mucho era esta:

La verdad


Gracias por los videos a:Princesa@Linda
Nicolás Jimenez
ProduccionesN09
Warner Music Spain

0 comentarios: