****************

lunes, 3 de octubre de 2016

Manuela para Cristina.


La noticia, proveniente de Ecuador dice que pasadas las 10:00 del jueves 29 de septiembre Cristina Fernández de Kirchner arribó a la Asamblea Nacional para recibir la condecoración ‘Manuela Sáenz’. El galardón es uno de los reconocimientos más importantes que Ecuador otorga a jefas y exjefas de Estado, presidentas y expresidentas de parlamentos, por su liderazgo, labor política y convicción social a favor de las sociedades contemporáneas...
En ese sentido, Gabriela Rivadeneira, presidente del órgano legislativo ecuatoriano, inició la ceremonia indicando que “tenemos el honor de recibir a una de las mujeres destacadas de la política sudamericana y mundial. La democracia ecuatoriana tiene una inmensa deuda de gratitud con Cristina Fernández y con Argentina, quien ha liderado un ciclo histórico progresista de reparación ética y social”.
Las motivaciones de Rivadeneira no son compartidas por todos los asambleístas ni por un vasto sector de la sociedad que critica el homenaje.
La que sigue es una nota escrita por el periodista y economista José Hidalgo Pallares en su página 4pelagatos.com/2, que explica con mirada local los motivos tomados en cuenta para otorgar esta condecoración a Fernández:

“En principio, rebatir los argumentos de alguien que asegura que durante el kirchnerismo 9.000 millones de personas (sí, NUEVE MIL MILLONES) salieron de la pobreza en Argentina parecería ser una pérdida de tiempo. Pero si quien lo dijo (repitiendo en dos ocasiones lo de los miles de millones) es la Presidente de la Asamblea Nacional, Gabriela Rivadeneira, la misma que está a punto de condecorar a la persona que, según ella, consiguió ese logro tan fantástico, entonces el asunto adquiere cierta (no demasiada) relevancia.
No demasiada porque una condecoración de parte de una Asamblea que en su momento condenó la muerte del Che Guevara porque “fue asesinado estando vivo”, no tiene la trascendencia, digamos, de un Premio Nobel. Pero el asunto tampoco puede ser tomado tan a la ligera porque se trata, al fin y al cabo, del Poder Legislativo del Ecuador, es decir, del organismo que aprueba las leyes que inciden en gran medida en nuestra calidad de vida y del cual, por tanto, sería esperable un nivel mínimo de conocimiento y preparación.
Lo cierto, sin embargo, es que en una entrevista con Diego Oquendo en la que la intención de condecorar a Cristina Fernández de Kirchner (CFK) ocupó algunos minutos, Gabriela Rivadeneira hizo gala de un desconocimiento casi absoluto sobre los delitos que se le imputan a la ex Presidente de Argentina. O de un desdén pasmoso hacia esas acusaciones.
Para Rivadeneira, que asegura que CFK tiene una intención de voto del 50% del electorado argentino para las próximas elecciones parlamentarias (la fuente seguramente es la misma que la de los datos de pobreza), todo se limita a un nuevo “Plan Cóndor” armado para derrocar a los “gobiernos progresistas” de la región. Esa hipótesis –planteada originalmente por Nicolás Maduro, el mismo que asegura que el caos que se vive en su país es consecuencia de una “guerra económica” y que ha denunciado más de una docena de supuestos planes para asesinarlo– señala que los escándalos de corrupción que actualmente enfrentan algunos gobiernos afines al socialismo del siglo XXI son consecuencia de la “cooptación” de los sistemas judiciales de esos países (cuando en Argentina lo que se critica, en realidad, es la inacción de varios jueces para investigar las causas de corrupción del kirchnerismo cuando éste seguía en el poder) y, cómo no, de las perversas maniobras de la prensa.

Que en Argentina se haya comprobado que el principal contratista de obra pública en Santa Cruz (la provincia donde los Kirchner forjaron su poder) alquiló decenas de habitaciones que nunca ocupó en hoteles de propiedad de CFK, que se hayan encontrado cerca de 5 millones de dólares en efectivo en una caja de seguridad a nombre de la hija de la ex Presidente, que durante su gestión miles de personas hayan cobrado sueldos del Estado sin trabajar (aunque en el gobierno del que Rivadeneira forma parte probablemente eso es concebido como “buen vivir”), que uno de sus principales funcionarios haya sido descubierto lanzando bolsos con millones de dólares a un convento, todo eso parece tener sin cuidado a Rivadeneira, que en un momento pareció justificar la condecoración a CFK en el hecho de que en el Ecuador también se condecoró a Augusto Pinochet (como si estuviéramos en un concurso por ver qué gobierno entrega la condecoración más infame) y que se limitó a repetir la teoría de las “prácticas de desestabilización” y del nuevo Plan Cóndor.
(A propósito, sería bueno conocer qué opinan los argentinos, que sufrieron entre finales de los 70 y principios de los 80 una cruenta dictadura que dejó miles de desaparecidos, de que se compare a los escándalos de corrupción que enfrenta el kirchnerismo con esa trágica etapa de su historia.)
Rivadeneira –que no se sabe si dijo todo lo que dijo por ignorancia o por descaro (“virtudes”, en ambos casos, no muy deseables en quien ejerce la Presidencia de la Asamblea)– llegó a destacar la “ética” y la “transparencia” de un gobierno que alteró desvergonzadamente las estadísticas económicas argentinas (incluyendo las de pobreza) para mostrar una realidad ficticia y de una ex Presidente que criticaba a la “oligarquía” cuando ya era dueña, según sus propias declaraciones juradas, de una fortuna que ya quisieran muchos presidentes o ex presidentes de “la derecha más recalcitrante”.
En fin, pese a todos estos argumentos es muy poco probable que la Presidente de la Asamblea recapacite en su decisión de condecorar con la medalla Manuela Sáenz a CFK. Rivadeneira tiene un argumento mucho mayor que todos los expuestos: que la ex Presidente de Argentina sacó a toda la población mundial (¡y más!) de la pobreza. Y a semejante logro no hay con qué ganarle.” José Hidalgo Pallares.






fuentes:elcomercio.ec/4pelagatos.com/2
La imágen corresponde a Manuela Sáenz Patriota ecuatoriana (Quito, 27 de diciembre de 1797; Paita, Perú, 23 de noviembre de 1856)
compañera del Libertador Simón Bolívar. "Caballeresa del sol"

0 comentarios: