****************

lunes, 9 de julio de 2012

Ya que estamos.,


En esta inconsistencia de procederes en que nos sumergimos diariamente en Argentina, donde por ejemplo,  el día de conmemoración del bicentenario de la bandera se convierte en un acto  no  para resaltar desde la tribuna la figura del General Manuel Belgrano, en realidad Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano, rebautizado el 20 de junio pasado por la locutora de la cadena oficial como "Juan Manuel Belgrano",  sino en un escaparate  utilizado para exhibir  los logros políticos de la señora PresidenTe, quien también aporta  lo suyo y en lugar de recordar a Belgrano lo recuerda a "él"  me pareció oportuno seguir esa línea de coherencia y aprovechando que hoy 9 de julio de 2012, se conmemora el 196º aniversario de la declaración de la Independencia argentina, hablar sobre un tema relacionado: La independencia democrática.
Sotomósforos especializados están trabajando subrepticiamente en una especie de "testeo" para tratar de averiguar si existe consenso o en su defecto instalar  la idea "Cristina forever".
Lo dice fulanito, y menganito lo desmiente. A la semana lo dice zutano, y ya aparecen algunos adherentes que agregan "forever no, por los siglos de los siglos". Quién mejor que ella.
Resultado; como en tantas otras oportunidades si sale mal reculamos, pero si encontramos buenas ondas, como dice un amigo cordobés "Ya que estamos, la hagamos".
Pero;
Siempre hay un pero, y en este caso más que un pero es un Perón.
El general cuyo nombre y pensamiento se invoca cuantas veces sea necesario (siempre que les convenga, claro) tenía una idea totalmente distinta a la de quienes en la actualidad  dicen respetar sus procederes y observar las doctrinas del movimiento por él (perdón Néstor) formado.
En el mensaje pronunciado ante en el Congreso Nacional el 1 de mayo de 1948, Perón formuló uno de los mayores alegatos que jamás se hayan expuesto contra la reelección presidencial.
Se había referido en su discurso a la necesidad de reformar la Constitución pero, cuando llegó al tema de la reelección, afirmó:
"Mi opinión es contraria a tal reforma. 
 Y creo que la prescripción existente es una de la más sabias y prudentes de cuantas establece nuestra Carta Magna.
Bastaría observar lo que sucede en los países en que tal reelección es constitucional: no hay recurso al que no se acuda, lícito o ilícito; es escuela de fraude e incitación a la violencia como, asimismo una tentación a la acción política por el gobierno y los funcionarios.
Y si bien todo depende de los hombres, la historia demuestra que estos no siempre han sido ecuánimes ni honrados para juzgar sus propios méritos y contemplar las conveniencias generales.
En mi concepto, decía Perón, tal reelección sería un enorme peligro para el futuro político de la República.
Es menester no introducir sistemas que puedan incitar al fraude, a quienes supongan que la salvación de la Patria sólo puede realizarse por sus hombres o sus sistemas."
Como es sabido que en todos los ámbitos hay más papistas que el propio Papa, ya aparecerán los más peronistas que Perón que dirán: El general se refería a los hombres y sus sistemas, y Cristina es una mujer que no obedece a un sistema, sino a un proyecto nacional y popular.
Claro que para ratificar lo dicho sobre la coherencia política, un año después (1949) Perón obtuvo la  reforma de la Constitución Nacional incorporándose los derechos laborales y sociales (Art. 37) que caracterizaron al constitucionalismo social y las bases jurídicas para expropiar grandes empresas monopólicas (Art. 40). Al mismo tiempo se establecía la reelección presidencial indefinida (Art. 78).
Esta Constitución fue posteriormente derogada por una proclama del régimen militar que derrocó al gobierno peronista en septiembre de 1955.
La constitución continuó recibiendo modificaciones hasta la última en 1994, que redujo el mandato presidencial de seis a cuatro años con Una sola reelección.
Menem no lo hizo, lo quiso, pero,



                   
                      Perón-Quijano/Alfonsín-Menem/-Menem-Cristina/ 2015:Oremus

Fuentes: Archivo Gral. de la Nación- w.w.w.-Wikipedia

0 comentarios: