****************

lunes, 25 de abril de 2016

Como chancho en el barro.¡

Cierta vez acompañé a un amigo dedicado a la cría y comercialización de semovientes, en una de sus visitas rutinarias.
Fuimos a una granja que se dedicaba a la crianza de cerdos, animalito de Dios que suele ser llamado también chancho,puerco, cochino, marrano, y doctoralmente: espécimen del grupo de los suidos, es decir, chancho, puerco, cochino, marrano.
La verdad que la granja estaba bien organizada, los cerdos, (nombre que de ahora en más utilizaré para referirme al futuro chorizo, jamón crudo o cocido, pernil, y todos los otros derivados del animalito en cuestión) pues tenía boxes individuales con piso de fácil limpieza, abrigo para los días inclementes, y alimento y agua en cantidad generosa.
Pero los cerdos de esta parte de la granja cinco estrellas, pasaban aburridos la mayor parte de su tiempo mirando hacia la otra parte de la granja, que se encontraba a la intemperie, sin techo, solo con unas vallas de madera que cubrían todo el perímetro donde varios de sus congéneres la pasaban bomba, todos juntos retozando junto a algunas "chanchitas" que mostraban sus pulposos jamones .............. en medio de un chirle fango oloroso.
Porqué así funcionan todas las cosas, en el mundo de los cerdos y en el nuestro.
Ese mundo doméstico nuestro que ahora se ve sorprendido por que observa que muchos de quienes fueron elegidos para dirigir una granja bien organizada en lugar de ello, prefirieron el barro.
Porqué allí es donde se sienten bien, contentos, triunfadores, como chancho en el barro.



0 comentarios: