****************

miércoles, 22 de agosto de 2012

Se acaba..¡


El desarrollo de los Juegos Olímpicos en Londres, quitó protagonismo a un tema que viene sonando desde hace tiempo: el 21 de diciembre de 2012 se acaba el mundo; al menos esa es la versión que ha venido circulando desde tiempo inmemoriales.
Lógicamente hay otra versión que indica que "No hay que alarmarse pensando en que este año habrá una destrucción total del planeta, porque lo que ocurrirá es simplemente un cambio de ciclo en la creación que terminará en diciembre para comenzar uno nuevo periodo o nuevo baktun (el 13º) que es la unidad más larga del sistema calendárico maya conocido como cuenta larga y que equivale a 144 000 días, aproximadamente unos 394 años. 
Sea como fuere tomándolo en solfa o seriamente hay historias sobre el particular que son verdaderamente interesantes como esta que sigue, que vista desde un punto lógico guarda cierto grado de credulidad pues no se fundamenta en creencias de antiguos pueblos o religiosas, sino que describe que los “elementos” que conforman el lugar en que habitamos pueden entrar en colisión (crucemos los deditos) y pasar cualquier desbarajuste.
Es esta:
“En las oficinas de una gran compañía de seguros de la ciudad de Nueva York, se presentó un día un joven de muy buen aspecto solicitando tomar un seguro de vida.
Los médicos de la empresa procedieron a efectuarle una revisión general comprobando que sus pulmones, su corazón, sus arterias, están sanos y su estado general es bueno y no presenta el menor trastorno orgánico; su cuerpo robusto, su aplomo y su juventud en pleno apogeo garantizan aún setenta años de vida.
-Tiene la bondad de darme su dirección? le pregunta el empleado, a lo que el joven responde indicando que su vivienda se encuentra instalada de la manera más extraña del mundo.
Se halla exactamente sobre la caldera de un alto horno. Día y noche enormes masas de metal en fusión corren bajo sus pies y él no está separado de la infernal hoguera más que por un suelo delgado.
Resulta también que por una tremenda casualidad tiene como techo un prodigioso sistema de refrigeración; y mientras en el piso inferior se funde el metal a elevadísimas temperaturas en el de arriba, noche y día zumban las máquinas que producen un frío intenso junto al cual el de nuestras regiones polares parecería el de un vergel tropical.
Qué otras características notables tiene su domicilio, preguntó el empleado con cierta ironía ?
La casa en que habito tiene forma de esfera y ha sido construida de tal modo que el inmueble entero, movido por un mecanismo secreto, gira alrededor de su eje a enorme velocidad.
Suponiendo que el aspirante al seguro de vida no fuera encerrado en un manicomio, ¿qué compañía de seguros estaría dispuesta a arriesgar un centavo para asegurar la vida de este individuo?
La caldera puede explotar y el desgraciado quedar convertido en cenizas, o bien el techo pudiera sufrir una grieta y quedar congelado; además cualquier aumento de la velocidad de rotación puede ocasionar la destrucción total del edificio.
Por último si la enorme velocidad de su carrera ocasionase un choque, toda la esfera, con sus extrañas viviendas y sus habitantes quedaría pulverizada, por lo cual este joven se encuentra en una situación muy peligrosa si no cambia inmediatamente de domicilio. 
Por desgracia suya, toda huida es imposible pues la extravagante vivienda donde habita es nuestro planeta tierra y los demás seres humanos nos hallamos en igual situación, al menos hasta que la misión del ”Curiosity“ y sus imágenes marcianas indiquen que hay otra opción, todo ello, previa apertura de un corralón de materiales en la Luna para luego desde allí comenzar a colonizar Marte y viajar luego a Venus según pretensiones de la NASA.
Por el momento lo que se puede afirmar es que el problema sobre el fin del mundo ha sido siempre tema de gran atracción para el hombre, cualquiera sea su actividad, y que desde muy antiguo se lo ha tratado.
Podemos referirnos a los primeros siglos de la Iglesia, en que la creencia del fin del mundo, en un plazo no lejano estuvo  muy extendida; el apocalipsis de San Juan y las actas de los apóstoles parecían anunciarlo para antes del fin de esa generación. Después se comenzó a mencionar al año mil y a partir de allí el tema se mantuvo vigente en menor o mayor medida, apareciendo como algunos cometas de vez en cuando, pero inexorablemente presente.
Durante el siglo décimo las cartas reales se iniciaban con estas palabras: ”Acercándose el fin del mundo…….”
En 1186 los astrólogos de Europa decían “Los astrólogos de Oriente enviaron cartas por todo el mundo anunciando con seguridad para el mes de septiembre de aquel año, grandes tempestades, terremotos, mortandades, sediciones, discordias, revoluciones en los reinos y la destrucción de todas las cosas. El tiempo no tardó en desmentir estas predicciones aunque algunas puedan parecerse a situaciones que a diario se viven en algunos lugares del planeta.
Otros factores como el agotamiento del sol o el choque de asteroides con nuestro planeta no se descartan.
Son todos presagios bastantes desalentadores por lo cual también es bueno señalar lo que un astrónomo indicaba en una conferencia sobre el tema: el choque de un asteroide por ejemplo es posible, pero muy improbable; el acercamiento peligroso de otra estrella no puede ocurrir por millones de años.
La explosión del sol y su agotamiento posterior, de producirse no será advertida por ningún terrestre (serán convertidos en átomos gaseosos antes de poder observar el fenómeno)y en cuanto al enfriamiento del sol, hay quizá para diez billones de años.
Uno de los asistentes a la conferencia se levantó rápidamente y preguntó con nerviosismo: Cuanto tiempo ha dicho?
-Diez billones de años.
Ah, qué alivio- respondió el espectador- había oído diez millones de años.

Claro que tal vez pueda suceder esto:


Por lo cual y como dice mi amigo Ching Chu Ling - Excava el pozo antes de que tengas sed – o si prefieren como dice Boudou “hombre prevenido vale por dos” propongo que hagamos caso a los muchachos de la Revista Barcelona, que con una gran visión anticipatoria de lo que vendrá marcan la única salida posible:  
           
Ir al enlace:Válvula de escape 



Fuentes: Imagen 01:Portada de la revista El Jueves (J.L.Martín) España
Imagen 02:Portada de la revista Barcelona -Argentina
Wikipedia-Camille Flammarion-
             
Video gentileza de sergiodalma-oficial.

0 comentarios: