****************

viernes, 24 de enero de 2014

Economía de bolsillo: de Domingo a Axel.

La noticia que hoy  nos lleva a leer, a preguntar, a escuchar, a mirar todos los informativos  de la tevé se resume en uno de los tantos títulos que se ocuparon del tema y que sintetizamos así: Fin del cepo: el Gobierno habilitó la compra de dólares para tenencia y ahorro.
En ese aspecto el Jefe de Gabinete en una mini declaración de prensa junto al Ministro de Economía dijo que ello:
“Obedece a que en el marco de la política cambiaria de flotación administrada  del tipo de cambio el gobierno considera que el precio de la divisa es decir, del dólar ha alcanzado un nivel de convergencia aceptable  para los objetivos de la política económica.
Con lo cual en realidad dijo: Ya lo llevamos a los niveles que pretendíamos cuando se instrumentó el cepo y la culpa se la echamos al mercado financiero.

       

   
Lo que todavía no termino de entender fue la frase de cierre del Ministro Kicillof al manifestar serio como perro en bote:
Los mismos que nos dijeron durante diez años que el dólar  valía un peso son los que hoy nos quieren convencer de que vale trece. Así que saquen sus propias conclusiones.


Y eso  (sacar conclusiones) me llevó a utilizar las siguientes ocho horas para entender que la  economía argentina siempre fue una pista de ensayo y que la verdad que los asalariados por más que expriman un billete con el  fin que les alcance un poco más siempre tienen la sensación que se les escapa de las manos, que desaparecieran como    por arte de magia. Algo así:
                        
Un dólar, un peso; que lo parió.
Un dólar, trece pesos; que lo reparió.



Los videos pertenecen a: 1)TN
2)Bazar de magia.



0 comentarios: