****************

jueves, 23 de enero de 2014

Monstruitos made in Argentina.

Hay muchos argentinos en el mundo que se destacan  en variados campos y son lo suficientemente conocidos como para que  no sea necesario mencionarlos de manera personal a cada uno de ellos.
Pero se destacan por sus capacidades individuales, por sus condiciones naturales y también por las adquiridas.
Pero los argentinos, gentilicio que nos identifica en conjunto, somos especialistas en la creación de monstruitos tipo Jekyll  y Mr. Hyde.
Les refresco la memoria: "Una confesión del propio Jekyll: en su juventud se dio cuenta de que la conciencia de cada ser humano se compone de dos aspectos - el bien y el mal - que están empeñados en una lucha continua.
Siguiendo la hipótesis de que es posible polarizar y separar estos dos componentes del yo, creó una poción y su correspondiente antídoto, que podía transformar a una persona en la encarnación de su parte maléfica, consiguiendo al mismo tiempo depurar el lado bueno. Después de tomar la poción, Jekyll disminuía un tanto su estatura, tomaba un aspecto desagradable para con todos sus semejantes, adquiría la fuerza y la astucia de doce hombres, su naturaleza malvada se volvía dominante, además su inteligencia se hacía extrañamente brillante y sus reflejos extraordinarios; a esta "persona" la llamó Edward Hyde.
Inicialmente los efectos de la poción eran temporales y no era necesario el antídoto. Después de unas cuantas transformaciones a Hyde, y viceversa, Jekyll se acostumbró a realizar regularmente la metamorfosis con el fin de poder entregarse a placeres antisociales prohibidos, que nunca se permitiría en la persona de Jekyll.
Sin embargo, su parte maléfica se fue haciendo más y más fuerte, rebasando la capacidad de Jekyll para controlarla, necesitando el uso del antídoto para recuperar su forma original. (parte de la obra de Robert  Louis  STEVENSON, El extraño caso del  Dr. Jekyll y Mr. Hyde.)

Los argentinos a lo largo del tiempo han resultado ser expertos en la creación de monstruitos, ya sea de manera ocasional, intencional, incondicional; en mayor o en menor medida desde Perón, Gardel y la vieja, llegando hasta Fangio , Maradona, Máxima, Messi, y el ahora Papa Francisco, sin dejar por ello fuera de esta mención de notables (cada uno en lo suyo)a otros tantos ilustres que como dijimos al comienzo brillaron por mérito propio luego que la sociedad argentina los colocara en el sitial de “ídolos”.
La pregunta a dilucidar sería “es esto bueno o malo”? y la respuesta fue anticipada en párrafos anteriores.
En principio es el bien quien moviliza esfuerzos, pero una vez alcanzado el lugar que arduamente se buscó de manera intensa, aparece el mal que fagocita todas aquellas “buenas” intenciones y uno recuerda la frase” Nunca se miente tanto como antes de las elecciones, durante la guerra y después de una cacería.”
Y si Ud. ha mentido para alcanzar el lugar en que se encuentra ,convengamos que ha dejado de ser bueno.  Pero para su  consuelo  agrego,
- "La primera de todas las fuerzas que dominan el mundo es la mentira".
Y así andamos en este país, entre mentiras y falsos ídolos , cepo cambiario, cortes de luz, década ganada, futbol para todos, matrimonios igualitarios y precios cuidados tratando de llegar al 2015 para ver si luego de todo esto hemos aprendido algo.
En la imagen que ilustra este comentario Ud. podrá apreciar una pequeña muestra de varios monstruitos que hemos sabido construir a lo largo del tiempo. Es meramente ilustrativa pues si pretendiera  abarcar todo este espectro necesitaría demasiado papel, tiempo y además sería muy aburrido.
Pero sí permítame mostrarle el último prototipo en el cual una gran parte de la sociedad argentina cree, supone, piensa, estima, que vendrá para cambiar viejas costumbres políticas.
Click en este enlace:Prototipo
De ilusión también se vive.

0 comentarios: