****************

martes, 4 de noviembre de 2014

Sexseosos.

Un ceceoso es alguien que pronuncia la “s” como “z”, particularmente notorio en el dialecto andaluz, y un” Sexseoso”  es alguien que solo piensa en eso.
Simple.

Esto enjundioso análisis del tema enunciado puede tomarse a broma, pero la verdad es que es muy serio, pero como el humano trata siempre de buscar justificación a sus vicios y algunos “vivitos” aprovechan los males de otros para sacar partido, es saludable prestar atención a que riesgos pueden quedar expuestos.

Estudios sobre el particular dicen que un hombre piensa en sexo 19 veces por día, pero también piensa casi la misma cantidad de veces en comer y/o dormir.
Las mujeres más modositas solo lo hacen una diez u once veces al día, tal vez por Apolo y Dafne un relato de la mitología griega.
Este mito simboliza el “complejo de Dafne” que consiste en el miedo de algunas jóvenes hacia la sexualidad, también se llama “angustia a la penetración”. Debido a este miedo, algunas mujeres terminan evitando cualquier tipo de contacto sexual.
Pero como siempre las estadísticas pueden ser manipuladas, otorguemos el beneficio de la duda y digamos que no es cuestión de generalizar y que algunos piensan además en otras cosas.

El asunto comenzó a ser tratado desde tiempos inmemoriales; si bien la Biblia no describe el "fruto" del árbol del conocimiento del bien y del mal ni mucho menos lo identifica con una manzana, pero lo describe como que era un fruto y que lucía "bueno para comer, agradable a los ojos y deseable…" desde chiquitos nos dijeron que era por el asunto ese del sexo, o no?
O qué sentido tendría esto “Y creó Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, y los creó varón y mujer; y los bendijo diciéndoles: «Procread y multiplicaos, y henchid la tierra; sometedla y dominad los peces del mar, las aves del cielo y los ganados y todo cuanto vive y se mueve sobre la tierra» Creced y multiplicaos.

Así lo entendió Jorgelina cuando se casó con Marcelo hasta que cierta noche sufrió una experiencia desagradable “Tenía al marido encima. La despertó y la obligó a tener relaciones. Hasta ese momento, él nunca había sido violento. No lo pudo parar. La escena empezó a repetirse, siempre después de que se durmieran. Marcelo no recordaba nada a la mañana siguiente. Jorgelina pensó en separarse, mientras el trauma crecía. Decidieron consultar. Recibían diagnósticos erráticos. Llegaron a un centro de salud especializado en medicina del sueño. En ese momento, Jorgelina se enteró. Marcelo tenía una rara enfermedad: sexsomnia.
La sexsomnia acaba de ser reconocida por primera vez como enfermedad, y aquí encaja la sugerencia a los “vivitos” por si se les ocurre mencionar la cuestión como argumento de alguna fechoría, van muertos.
En mayo de este año, la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño (AASMNET) la incluyó en su catálogo. El padecimiento forma parte del grupo de enfermedades conocidas como “parasomnias”, actividades motoras que se realizan dormido. ¿Qué significa? Que así como el sonámbulo hace movimientos complejos sin conciencia, quien sufre sexsomnia puede mantener relaciones muy agresivas sin saber qué está pasando.

Y los problemas no vienen solos, vean si no lo que le sucede al muchacho éste tan enamorado de su joven mujer. 
                          
Por eso yo para evitar pensar 19 veces por día en el sexo me he volcado de lleno a la literatura, a la poesía, a educar el pensamiento y orientarlo hacia lo sublime y confieso con algo de orgullo que lo estoy logrando.
Hoy temprano en la mañana, me vino inmediatamente la inspiración y así sin más me salió este versito que urgente le mandé a una amiguita,

“Le pedí a Dios una flor y me dio un jardín,
le pedí un árbol y me dio un bosque,
le pedí un buen polvo y me dio tu número de teléfono.
De vos depende que siga siendo creyente.”

Sublimar el pensamiento muchachos ¡¡¡




Fuentes:www.youtube.com./channel/UCbL0cxmK4.
www.antesdelfin.com/www.clarin.com.-sexsommia

0 comentarios: