****************

miércoles, 21 de enero de 2015

Las mentiras y el silencio.

De vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientes.
Jules Renard 

La noticia, que Ud. puede encontrar en la edición on line del diario Perfil  cuenta sobre lo que ellos titulan como “Cruce entre Nelson y VHM por el caso Nisman.”
Todos sabemos los intereses que defiende a capa y espada el relator del proyecto nac and pop, que, en este caso, se aprovecha de la bonhomía de su compañero de emisora para sembrar al viento sus semillas informativas.
A propósito de ello y sin pretender asociar este “debate radial”  bajo ninguna forma con los hechos informativos que se acumulan en todos los medios, sirve esto  tan solo de introducción para ir de lleno a otra cuestión: las formas y los medios en la que el ciudadano común recibe y asume la información cuantiosa que a diario recibe.
 En estos días está circulando por la web un interesante escrito que cuenta un hecho puntual ocurrido durante el gobierno de Ronald Reagan y que tuvo de protagonistas, aparte del cowboy presidente a William Casey quien fuera  director de la CIA desde 1981 hasta 1987.
A Casey se le atribuye la  siguiente cita que  aquí se reproduce junto a su foto, la cual es altamente significativa sobre el auténtico papel de las agencias de inteligencia y de los propios gobiernos, respecto a los ciudadanos, que a pesar de hacer referencia específicamente al público estadounidense, es aplicable a todos los países, a todas las agencias de inteligencia y a todos los gobiernos.
Como sabemos, una de las principales funciones de las agencias de inteligencia consiste en esparcir desinformación a través de las agencias de noticias, de las que se nutren las distintas agencias informativas y diversos periodistas, a la hora de presentarnos las noticias, con el objetivo de hacer creer cosas falsas a la población.
A la luz de cómo se han desarrollado en otras épocas  y se desarrollan aún hoy, graves hechos políticos donde todo es una gran confusión ( recuérdese el caso de Lisandro de la Torre, a quien intentaron matar en el propio congreso de la Nación y que posteriormente dice la historia que el 5 de enero de 1939, en su departamento de la calle Esmeralda 22, se quitó la vida mediante un disparo de revólver en el corazón) da a la frase de William Casey la certeza que toda  persona con dos dedos de frente haría bien en no olvidarla  y tener siempre presente que uno de los mayores objetivos de agencias de inteligencia,  es conseguir que TODO aquello en lo que creamos, sea una gran mentira…


fuentes:despertares/ truthstreammedia.com/proverbia.

0 comentarios: