****************

jueves, 16 de febrero de 2012

La novela de Riquelme -Capítulo XIVº

Ilustración gentileza de "Desde la Guacamaya"
Otra vez en Boca Juniors, técnico y jugador "estreya" están desojando margaritas, que me voy, que me quedo, que Riquelme juega bien pero es malo conmigo, en lo que sería con el regreso de los xeneises a la copa Libertadores la reentré de la novela de Riquelme -Temporada XIVº.
El detonante para este nuevo episodio fue el partido tipo "solteros contra casados" que Boca fue a jugar a Venezuela frente al Zamora, un club con apenas 35 años de existencia con sede en Barinas, que es uno de los 23 estados que componen la República Bolivariana de Venezuela.

El insignificante despliegue futbolístico del  último campeón del fútbol argentino en el estadio Agustín Tovar, hace pensar que esta nueva “rencilla” entre los pesos pesados de Boca obedece más a la intención que al centrar la atención en este tire y afloje, el hincha se olvide de este pobre partido.
Para que ello no suceda y gracias a la inestimable colaboración del amigo  Lizandro Samuel, venezolano, amante del buen futbol en su blog “Desde la Guacamaya” se incluye este, su comentario que me parece resultará más objetivo que si lo escribiera yo, que soy bostero de alma.

Dice Lizandro, en un resumen de su nota:
1.    Gran obra de resistencia mantener la pupila pegada a la TV ante el oído latoso de un partido con sensaciones soñolientas y olores desagradables.
2.       Ritmo muy bajo, faltó dinámica en ambos equipos.
3.    Zamora salió a defender en zona1, suicidio y peligro contra la mayoría de los equipos, no fue así contra Boca.
4.    Decir que faltó “cambio de ritmo” por parte de los Xeneinzes, seria recurrir a un lugar común, sin embargo algo de realidad tendría esta trillada expresión. Boca jugó y pensó a una única velocidad.
5.   El letargo era abrumador. Parecía que los locales preferían marcar a los receptores en vez de a Román, quien por momentos encontró alguna línea de profundidad. Él marca los ritmos de sus equipos, pero para construir senderos, hay que tener materiales.
6.   Zamora, encerrado por voluntad propia en su cueva, al recuperar la pelota el arco le quedaba a “kilómetros” y para colmo el ataque se realizaba con encarnaciones épicas: Uno contra el mundo.
7.   Darío, de los pocos enganches natos del fútbol nacional, recibió el 80% de los balones en zona1 propia; ahí se resume el partido.
8.  Llegué a pensar, en un inicio, que los visitantes querían masticar el encuentro. Tocar, generar ansiedad, obligar a salir, bascular y luego con cinismo: apuñalar; idea que deseché tras los tres pitazos; por ahí, quizás, lo que les falto realmente fue motivación.
9.       Sí, falta de motivación o de estrés competitivo. Puede que se hayan contagiado del letargo local, que afectara el previo homenaje a Riquelme… no lo sé, todo lo que pueda argumentar en este ámbito son creencias y especulaciones, pero lo cierto es que el ritmo de ambos equipos fue muy bajo.
10.   Con delanteros embotellados en el medio (Muy fácil para Bustamante), volantes que no abrían el campo, y un recurrente embudo sin desmarques, no se generó el contexto para que el genial arquitecto J.R.R impusiera otra velocidad en el encuentro.
11. Zamora, a priori, disfruta de menos recursos que sus homónimos de grupo. Hoy no sometió ni controló el partido. No se jugó como ellos quisieron, simplemente la luz de Boca, nunca se encendió.
12. Y si posee menos recursos, creo que los limita con este tipo de planteamientos. Mismo orden defensivo y entregar la pelota, pero en tramos más altos del campo, puede tener más sentido que un timorato: “Colgarse de los postes”.
13.   Una pena que un plantel tan rico como el que salió campeón del Clausura pasado y subcampeón de la temporada, se haya desmantelado de forma tan grosera. Si además de que en el torneo local se juega a ritmos menos competitivos que en otras ligas del continente, se ausentan los proyectos, seguiremos en la misma ruda viciosa de mediocridad internacional.  

PD: Tres ítems extra futboleros que considero de su importancia:

1.     Juan Román Riquelme es uno de los mejores futbolistas que he disfrutado en toda mi vida; destacado, triunfador, ejemplo a modelar para cualquier chico que juegue en su demarcación. Ahora bien ¿Qué le ha dado a Venezuela, Barinas o al Zamora, para que sea condecorado como “Ciudadano de honor"? ¿Cuántas veces ha venido Riquelme a Venezuela? ¿Sabrá si quiera algo del país?, una trágica manera de prostituir y degradar los honores nacionales, que resulta paradójico además, cuando tanto resuena actualmente un discurso popular de: “identidad”, “Vinotinto somos todos” o “Respeto”.
2.       Todo análisis está sujeto a la duda de que el ser humano en realidad no sabe nada, todo lo que sabe son puras creencias. Creo que toda verdad es una mentira y toda afirmación está sujeta a evaluación; todos nadamos en ignorancia, la diferencia está en los profundidad y temperatura del agua. Más allá de eso, en un medio dedicado a informar, cada opinión se gesta con la argumentación; si se desploma en etiquetas negativas para con un equipo, deben de marcar a modo completo el porqué de dicho calificativo. Una pena lo del Sr. Fernando Miembro, acompañado por el Sr Mariano Closs; simplemente una lágrima y algo de tristeza.
3.    "Si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo" (Albert Einstein) ¿Seguirá para siempre este tipo de planteamientos inertes, de clubes venezolanos (Salvo excepciones) al momento de enfrentar torneos internacionales?  (Lizandro Samuel) 
Nada más para agregar.






0 comentarios: