****************

miércoles, 29 de febrero de 2012

Por error u omisión.

La culpa puede ser la resultante de una acción u omisión que provoca un sentimiento de responsabilidad por un daño causado.
O bien, una omisión de la diligencia exigible a alguien, que implica que el hecho injusto o dañoso resultante, motive su responsabilidad civil o penal.
Tan así como, errar es humano, pero echarle la culpa a otro es divino, máxime cuando no se encuentran argumentos válidos para justificar el error o la omisión.
Entonces se recurre a artilugios cargados de hipocresía y demagogia tratando de demostrar que
si hay una culpa no es por causa de mi negligencia o impericia; la culpa es de los otros.
Y entonces recurro a la argucia, es más, a la argucia emocional (que la mayoría de las veces da resultado) y levanto la voz y gesticulo, en ocasiones esbozo una sonrisa, y recurro luego al sostén del aplauso fácil de mi corte de obsecuentes, algo que hacen con entusiasmo digno de elogio cada vez que les miro como diciéndoles: Ahora.
Si es necesario utilizo a otras personas de buena voluntad, honestas, desinteresadas, y resalto esos valores pero con el solo fin de, en algún momento, decir lo que realmente he venido a decir, lo que a mí realmente me interesa.
Y lo hago de esta forma:  

                              

Video gentileza de:www.youtube.com/user/telesurtv

0 comentarios: