****************

martes, 15 de julio de 2014

Explicar lo inexplicable.


Explicar lo que le pasó a la selección argentina de fútbol es simple; la FIFA maneja los hilos del fútbol internacional y es la que corta la torta y por lo tanto decide, agreguemos que no alcanzó toda la garra de Mascherano y algunos otros,  que  Messi  estuvo  más abúlico  o más turbado que de costumbre, que faltó Di María, y que el árbitro Nicola Rizzoli fue un verdadero figlio d’una mignotta,, etc. etc.

Explicar lo ocurrido el domingo 13/7 por la noche en Buenos Aires es un poco más complicado. Utilizaría para dar una idea más precisa de ello, las palabras de Julio César Soares De Espíndola arquero de  la selección de Brasil y actual del Toronto FC que luego del 7 a 1 de Alemania contra su arco dijo : ”Es difícil de explicar lo inexplicable.”

Será porque esta democracia que conocemos oculta a lo que verdaderamente es: una oclocracia y que, como decía el filósofo escocés James Mackintosh , en su defensa de la revolución de los franceses (Vindiciae Gallicae), esta oclocracia que no vemos es la autoridad de un populacho corrompido y tumultuoso, como el despotismo del tropel; nunca es el gobierno de un pueblo. En el desarrollo de esta política, sólo se tiene en cuenta de una forma superficial y burda los reales intereses del país, dirigiéndose el objetivo de la conquista y al mantenimiento de un poder personal o de grupo mediante la acción demagógica en sus múltiples formas, apelando a emociones irracionales a partir de estrategias como la promoción de discriminaciones, fanatismos y sentimientos exacerbados; el fomento de los miedos e inquietudes irracionales; la creación de deseos injustificados o inalcanzables; etc. Todo ello, con el fin de ganar el apoyo popular, frecuentemente mediante el uso de la oratoria, la retórica y el control de la población.
Será  por la propaganda del Gobierno, y digo “propaganda” diferenciándola de “publicidad” pues la primera tiene como fin propagar doctrinas, y la segunda sirve solo para la divulgación de noticias o anuncios de carácter comercial.?
Es tal vez la propaganda oficial la que alimenta a las fieras con avisos donde el patrioterismo de barricada mezcla a empleados de la” recuperada para el pueblo “ Y.P.F. (orgullosos del producto de nuestro suelo) con jugadores del seleccionado nacional que en su mayoría son integrantes de equipos europeos que les pagan en euros o dólares y los cuentan cómo residentes ?
Los que comenzaron los desórdenes, rompiendo todo lo que encontraban a su paso, y robando cuando la posibilidad se daba, son parte de ese tan publicitado 54% que todo lo justifica, o son solo unos pocos inadaptados que no comprenden el verdadero sentido del modelo nacional y popular.?
Es difícil explicar lo inexplicable, tanto como entender porque Messi  fue elegido el mejor jugador del mundial.

Al final Nicola Rizzoli, Mario Götze, y todos nosotros solo fuimos títeres de una absurda tragicomedia que volverá a ser puesta en escena dentro de cuatro años, con otros muñecos como intérpretes, pero con igual libreto.



0 comentarios: