****************

domingo, 2 de enero de 2011

Señores Reyes:


Ya sé qué estoy algo grandecito para escribir cartitas a los reyes, pero como vivo en un país diría yo algo estrambótico y como Uds. tuvieron el raro privilegio de seguir a una estrella y encontrarse con el niño Dios, es posible que puedan dar cumplimiento a mis deseos que no son para mí en particular sino para todos los ciudadanos que habitan esta república que se llama Argentina y que para que no pierdan tiempo siguiendo alguna estrella que les indique donde queda aquí les tiro las coordenadas para que ajusten vuestros GPS y lleguen sin dificultad :LAT.: 38º 42´2,77061" S /LONG.: 62º 16´ 9,21647" W /ALT. ELIP.: 59,534 m.
Dicho esto aquí van mis peticiones:
-Quiero que el trabajo en sus diversas formas goce de la protección de las leyes, que aseguren al trabajador: condiciones dignas y equitativas de labor; jornada limitada; descanso y vacaciones pagados; retribución justa; salario mínimo vital y móvil; igual remuneración por igual tarea; participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección; protección contra el despido arbitrario; organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial con elecciones que permitan la alternancia y no como en el presente con dirigentes sindicales cuasi vitalicios y además desvergonzadamente enriquecidos a costa de sus representados.
-Jubilaciones y pensiones móviles más reales a la situación de inflación que se vive y no se admite en su justa dimensión; hay pocos jubilados que ganan muchísimo y muchísimos que ganan muy poco; protección integral de la familia con educación, un sistema de salud integral y nacional y el acceso a una vivienda digna para aquellos que realmente la necesitan y no para amigos y/o punteros políticos.
-Que todos los habitantes de mi país sean iguales ante la ley, y admisibles en los empleos sin otra condición que la idoneidad. La igualdad es la base del impuesto y de las cargas públicas, por ello, que los jueces gocen de independencia económica pero que tributen sobre sus ganancias como cualquier hijo de vecino.
-Que el pueblo no delibere ni gobierne, sino a través de sus legítimos representantes y que cuando se manifieste lo haga respetando el derecho de los demás es decir que cuarenta o cincuenta personas no corten una calle o una ruta, quemando cubiertas y contaminando el ambiente, o rompiendo propiedad de otro en nombre de una supuesta reivindicación. Según una estadística difundida esta semana, en el año que recién termina hubo en la Capital Federal 347 cortes y a nivel nacional el número trepó a 2.269 cortes de calles y rutas.Para decirlo más claro: que la libertad no se convierta en libertinaje. Todos tenemos derechos pero también obligaciones.
-Que el Congreso Nacional sepa que no puede conceder al Ejecutivo, ni las Legislaturas provinciales o a los gobernadores de provincia, facultades extraordinarias, ni la suma del poder público, ni otorgarles sumisiones o supremacías por las que la vida, el honor o las fortunas de los habitantes queden a merced de gobiernos o persona alguna. Actos de esta naturaleza llevan consigo una nulidad insanable, y sujetarán a los que los formulen, consientan o firmen, a la responsabilidad y pena de los infames traidores a la patria.
-Que Los partidos políticos den a publicidad el origen y destino de sus fondos y patrimonio.
- Que la distribución entre la Nación, las provincias y la ciudad de Buenos Aires y entre éstas, se efectúe en relación directa a las competencias, servicios y funciones de cada una de ellas contemplando criterios objetivos de reparto;  que sea equitativa, solidaria y dando prioridad al logro de un grado equivalente de desarrollo, calidad de vida e igualdad de oportunidades en todo el territorio nacional.
-Proveer lo conducente al desarrollo humano, al progreso económico con justicia social, a la productividad de la economía nacional, a la generación de empleo, a la formación profesional de los trabajadores, a la defensa del valor de la moneda, a la investigación y al desarrollo científico y tecnológico, su difusión y aprovechamiento.
-Finalmente que el jefe de gabinete de ministros concurra al Congreso al menos una vez por mes, alternativamente a cada una de sus Cámaras, para informar de la marcha del gobierno.
A este punto me doy cuenta Señores Reyes que todo lo solicitado depende más de los políticos que nos gobiernan que de Uds., pues todo lo peticionado (con algunos agregados específicos) son artículos de la Constitución Nacional de la República Argentina actualmente en vigencia y que nuestros gobernantes, por desconocimiento u omisión no cumplen en su totalidad.
Igualmente aquí dejo mis zapatos, limpitos y con polvo pédico. Muchas gracias.,

BC: All Rights Reserved.


0 comentarios: