****************

viernes, 13 de agosto de 2010

Una cuestión de piel

Ella se estremecía al igual que yo, de frío?, de miedo?………no, absolutamente no, era tan solo de amor, o por una simple cuestión de piel.
Cuando sentimos una atracción por otra persona, algunas células cerebrales producen dopamina, un neurotransmisor que actúa sobre el sistema nervioso como si fuese una droga.
Propio como una droga pues la mencionada sustancia tiene efectos sicológicos típicos de los enamorados: obsesión  de pensar continuamente en la persona amada, unido al delirio que la amada o amado es mejor que cualquier otra persona. La dopamina da al cerebro una instrucción precisa: Deseo, y de qué modo? Activa los centros nerviosos del hipotálamo, que ordenan a las glándulas suprarrenales de producir adrenalina , la hormona que provoca “agitación”, piernas flojas, vacío en el estómago, respiración afanosa, palidez  (calentura bah)
Cuando el nivel de dopamina aumenta el hipotálamo actúa también sobre la hipófisis y le ordena producir oxitocina , hormona que causa la erección  masculina y la excitación sexual de los genitales femeninos.
Pero……para arribar al acto sexual hay que vencer un obstáculo que aparece durante la fase inicial del encuentro que es cuando vienen generadas también hormonas que de alguna forma obstaculizan la excitación total: por ejemplo las endorfinas que tienen un efecto tranquilizante.
 Las endorfinas son capaces de inhibir las fibras nerviosas, además de actuar a nivel cerebral produciendo experiencias subjetivas, que son sensaciones intensas, bien conocidas como la disminución de la ansiedad y la sensación de bienestar.  Más o menos como: pará loco  que si no echamos todo a perder.
Por lo tanto la ecuación es simple: si las hormonas excitantes superan a estas últimas la cuestión sigue su curso, caso contrario, mañana será otro día.
      
Aunque nos parezca extraño, la nariz juega también un papel importante en el tema de la seducción, más allá de los chascarrillos por todos conocidos que hablan de la relación nariz y medida de don Príapo El órgano de Jacobson, conocido también como órgano vomeronasal es un órgano auxiliar del sentido del olfato. 
 En efecto, cada vez más pruebas indican que los seres humanos nos comunicamos a través de una química sexual silenciosa. Algunos investigadores afirman que liberamos continuamente por los miles de millones de poros de la piel e incluso por el aliento productos químicos volátiles llamados feromonas y estas, al igual que en muchos animales tienen una importancia relevante en nuestras relaciones. Esto suele apreciarse más en el verano cuando nuestros cuerpos se encuentran menos protegidos por desodorantes y perfumes. Allí tal vez está la explicación de tanto romance breve pero no por ello menos fogosos que nacen, se desarrollan y mueren cuando se va el verano.
Pero vamos por parte: el primer beso es uno de los momentos más excitantes en una historia de amor al punto que la frecuencia cardíaca se acelera pudiendo alcanzar hasta 140 latidos.
Según los antropólogos en los prolegómenos del acoplamiento humano, se produce toda una ceremonia que puede durar un tiempo razonable y en otros casos se va directamente a los bifes.
Haciéndola corta sería más o menos así: Ojos/Cuerpo: uno de los dos descubre al otro.
Ojos/Ojos: se miran y en lugar de evitar la mirada, la profundizan esperando una respuesta de la otra parte.
Voz: luego del saludo, cualquier frase impersonal y a veces estúpida y de allí  comienzan a profundizar con algunas preguntas más directas.
Mano/Manita: el primer contacto sucede siempre como al descuido. el hombre ayuda a colocarle el abrigo o bien la toma inocentemente de la mano para cruzar la calle.
Brazo sobre la espalda: aunque éste es un contacto que entraría en la categoría de íntimo, muchas veces el hombre lo disfraza como un gesto protectivo, pero hasta ahí no más. Stop.
Brazo/Cintura: Este es el primer gesto un tanto comprometido, porque el vago se acerca peligrosamente a la zona volcánica. También forma parte de los gestos “protectivos”.
Boca/Boca: es la primera demostración de la voluntad de continuar adelante con los faroles. Por esto resulta altamente excitante. Ni los de River escapan.
Mano/Cabeza: caricias suaves sobre cuello y cabello previas y posteriores al beso.
Mano/Cuerpo: como alguien privado de la visión las manos empiezan a moverse por terrenos más alejados y comprometedores que  los primarios.
Boca y tetitas: considero que a este punto no es conveniente que yo siga, por lo cual me bajo en la esquina y que cada uno lo termine como mejor le plazca. Me acordé que dejé la leche en el fuego. 
Chau.,
Postdata: Mirá las chicas de  este video y poné en práctica todo lo anterior: http://www.motogp.com/en/videos/2010/MotoGP+Paddock+Girls+in+Catalunya
BC.


0 comentarios: